Top de autores

Lunes 21 de octubre 2019   BUSQUEDA
   
   
López Hernández Manuel Antonio, Medina Guzmán Liliana, Alvarado Ibarra Martha Leticia, Álvarez Vera José Luis.
Tratamiento de la púrpura trombocitopénica inmunitaria.
Experiencia en un solo hospital
Med Int Mex 2015; 31(1)  : 3-12

Resumen
 

Objetivo: Evaluar la seguridad y eficacia de los tratamientos de primera y segunda línea contra la púrpura trombocitopénica inmunitaria en mayores de 15 años.

Material y método: Estudio retrospectivo que incluyó pacientes con púrpura trombocitopénica inmunitaria, de enero 2001 a diciembre de 2011. Como tratamiento de primera línea se administraron corticoesteroides (prednisona o hidrocortisona) o inmunoglobulina G (IgG). El tratamiento de segunda línea incluyó: esplenectomía, rituximab, danazol, inmunosupresores (ciclofosfamida, azatioprina o micofenolato) y danazol. Se consideró respuesta completa cuando el conteo de plaquetas fue mayor de 100 x 109/L; parcial, con plaquetas > 30 x 109/L, sin sangrados, y sin respuesta los restantes.

Resultados: Se incluyeron 116 pacientes; 74 eran mujeres. La edad media fue de 45 años (límites: 15 y 90). La media inicial de plaquetas fue 28 x 10/L (límites: 0 y 90). La media de seguimiento fue de 19 meses (límites: 12 y 120). Como tratamiento de primera línea se administraron corticoesteroides (n=108) o IgG (n=8). Se curaron 59 (51%) y hubo tres defunciones (3%) por hemorragia intracraneana. Las complicaciones incluyeron hipertensión e hiperglucemia (10 y 9 casos, respectivamente). Recibieron tratamiento de segunda línea 54 pacientes. La mayoría cursó con púrpura remitente; el número máximo de recaídas fue de 4. El tratamiento más frecuente fue la esplenectomía. Ninguno mostró tener más eficacia (p=0.55). Los resultados finales globales fueron: curación 82%, remisión parcial 3%, púrpura remitente 10%, púrpura resistente 2%. Las complicaciones fueron: infecciones, citopenias, elevación de transaminasas y pancreatitis (7, 4, 2, 1 cada una). Todas se relacionaron con la administración de inmunosupresores.

Conclusiones: El tratamiento de primera línea es suficiente para curar a la mitad de los enfermos. Los de segunda línea fueron efectivos en 31%. Por menor toxicidad, la esplenectomía y antiCD20 son preferibles a los inmunosupresores.


Palabras clave: Púrpura trombocitopénica inmunitaria, tratamiento, corticoesteroides, inmunoglobulina G.
Este artículo ha sido visitado 1469 veces.
   
Enero-Febrero
Números anteriores

 

Urge tu vital apoyo

Indice

Lo más leído