Top de autores

Martes 30 de septiembre 2014   BUSQUEDA
   
   
Villasis Keever Miguel Angel, Hernández Gutiérrez Víctor Manuel, Cárdenas Navarrete Rocío, Peña  Luis Alberto, Delgado Merino Fanny, Pineda Cruz Ricardo.
Complicaciones relacionadas a la alimentación enteral con sonda en pacientes pediátricos
Bol Med Hosp Infant Mex 1999; 56(1)  : 18-26

Resumen
 

Objetivo: Determinar la frecuencia y tipo de complicaciones de la alimentación enteral con sonda en pacientes pediátricos hospitalizados.

Material y métodos: Diseño: cohorte descriptiva. Durante un período de 6 meses se identificaron a niños hospitalizados que recibieron exclusivamente nutrición enteral con sonda. Se vigilaron desde el momento de la colocación de la sonda hasta el término de la alimentación con sonda, o bien, al egreso hospitalario. Las variables que se registraron fueron: edad, sexo, enfermedad subyacente, tipo de sonda, número de colocaciones de la sonda, tipo de fórmula empleada y su forma de administración. Se consideraron las complicaciones relacionadas a la sonda (mecánicas y por el procedimiento) y a la fórmula (gastrointestinales, hidroelectrolíticas) que identificó el médico tratante de cada paciente.

Resultados: Cincuenta y cinco pacientes, 29 (52.7%) del sexo masculino; 26 lactantes y 22 (40%) con desnutrición; las enfermedades gastrointestinales fueron las más frecuentes (25/55). Se colocaron 135 sondas (mediana dos sondas/paciente); 113 sondas de polivinilo y 22 de silicón; 67 sondas se colocaron vía nasogástrica, 53 orogástrica, 11 transpilórica, 6 por gastrostomía. La mediana de tiempo de permanencia de las sondas de polivinilo fue de 5 días; las de silicón de 13. Fórmulas más empleadas: elementales (26), poliméricas (20) y leche entera o humanizada (17).

En 30 pacientes (54.5%) se identificaron 48 complicaciones. Las gastrointestinales fueron las más frecuentes: distensión abdominal (19), náuseas y vómito (8), diarrea (7), sangrado de tubo digestivo (5), dolor abdominal (3); estas complicaciones fueron con mayor frecuencia con la fórmula elemental. En cinco ocasiones se observaron complicaciones mecánicas: erosión y sangrado en sitio de colocación de la sonda. La mayoría de las complicaciones mecánicas fue con sondas de polivinilo. En ningún caso, el médico tratante buscó o detectó trastornos hidroelectrolíticos. Las defunciones durante la vigilancia no se relacionaron con el procedimiento.

Conclusiones: La utilización de la alimentación enteral con sonda para la nutrición de niños hospitalizados es una técnica que, en general, es segura siempre y cuando se detecten oportunamente las complicaciones para evitar mayor morbilidad.


Palabras clave: Nutrición enteral, niños, complicaciones.
Este artículo ha sido visitado 1815 veces.
   
Enero
Números anteriores

 
Indice

Lo más leído