Top de autores

Viernes 24 de enero 2020   BUSQUEDA
   
   
Vega Franco Leopoldo.
El niño inapetente:
Doctor ¡Mi hijo no quiere comer!
Rev Mex Pediatr 2006; 73(4)  : 157-158

Fragmento
 

A un lado de la preocupación natural de los padres ante la aparición de manifestaciones que anuncian la aparición de enfermedades en sus hijos, es frecuente que su queja ante el médico sea porque sus hijos no quieren comer o porque "pican la comida". La percepción de los padres puede ser auténtica, pero para el médico puede ser un enigma por descifrar: pues al examinarlo no encuentra más signos de enfermedad en el niño que un peso abajo del esperado para su edad, aunque si la inapetencia del niño ha sido por varias semanas las evidencias pueden ser ya de una detención en su crecimiento corporal. En el supuesto caso de que el problema haya sido reciente, la experiencia acumulada en casos similares o por la crianza de sus propios hijos, el médico pensará que el desgano por comer es debido a los cambios de conducta que experimentan los niños a cierta edad, aunque también no por esto dejará de lado la posibilidad de que sea por una enfermedad.

Para comprender la razón de la queja de los padres, y asumiendo que el pediatra esté iniciándose en la práctica privada y su formación haya sido sólida en atención de niños enfermos y débil en el seguimiento de niños sanos, como ordinariamente acontece, es aconsejable que complemente su aprendizaje acerca del "niño sano", con lecturas que le permitan reconocer las particularidades psicobiológicas en cada una de las etapas evolutivas del niño: sus desviaciones conductuales y los factores que propician o favorecen su comportamiento en el entorno familiar. Parece pertinente aclarar que la connotación psicológica de la conducta, a la que hago referencia, es la del "conjunto de las acciones con que un ser vivo responde a una situación".


Palabras clave:
Este artículo ha sido visitado 2256 veces.
   
Julio-Agosto
Números anteriores

 

Urge tu vital apoyo

Indice

Lo más leído