Top de autores

Viernes 10 de abril 2020   BUSQUEDA
   
   
Fleiz Bautista Clara M, Borges   Guillherme, Rojas Guiot Estela, Benjet   Corina, Medina-Mora Icaza María Elena.
Uso de alcohol, tabaco y drogas en población mexicana, un estudio de cohortes
Salud Ment 2007; 30(5)  : 63-73

Resumen
 

Antecedentes: Diferentes fuentes de información señalan que el consumo de drogas en México va en aumento y que éste crece especialmente entre la población adolescente. Es por tanto interesante conocer el comportamiento del problema por cohortes de edad, 30 años después de que el consumo se estudió por primera vez con un enfoque epidemiológico en la década de 1970. El trabajo presenta la evolución en las edades de inicio por cohortes y los determinantes sociodemográficos del consumo de por vida.

Método: La Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica es representativa de la población urbana de 18 a 65 años de edad. Se basa en un diseño probabilístico, multietápico y estratificado para seis regiones y a escala nacional. Se entrevistó a 5826 individuos. La tasa ponderada de respuesta a nivel individual fue de 76.6%. Se usó la versión computarizada del World Health Organization Composite Internacional Diagnostic Interview (WHO-CIDI). Se utilizó el método de Kaplan Meir para generar las curvas de edades de inicio y sobrevida, y se realizaron análisis de regresión logística para estudiar los correlatos demográficos del uso de sustancias.

Resultados: El alcohol es la sustancia de mayor uso (86%). Le sigue el tabaco (60%), que alcanza los mayores niveles de consumo en la vida en el grupo de 45-54 años (63%). El uso extramédico de drogas, incluidas las drogas ilegales y las drogas médicas sin prescripción, asciende a un 10%. El uso de cualquier droga ilegal, incluido el consumo de drogas médicas fuera de prescripción y, en particular, el de mariguana y cocaína, afecta más a los más jóvenes y la prevalencia disminuye constantemente con la edad. Un modelo de sobrevida de tiempo discreto mostró variaciones en el uso de drogas por cohorte para todas las sustancias estudiadas, incluso para el consumo de alcohol. En todos los casos, las cohortes más jóvenes están en mayor riesgo de usar sustancias y los riesgos más elevados se concentran siempre en la cohorte más joven. Las diferencias en riesgo son especialmente marcadas para el uso de cocaína, con un incremento hasta cien veces mayor en el riesgo entre los sujetos de 18-29 años. Resultados de un modelo logístico múltiple sobre factores de riesgo para el uso de sustancias mostraron que la edad sigue siendo un factor de riesgo muy importante para el uso de sustancias fuera de prescripción, así como para la mariguana y la cocaína, aunque no así para el alcohol y el tabaco. En todas las sustancias, el consumo es mucho menor para las mujeres y para las amas de casa.

Discusión: Se documenta un incremento en los riesgos de problemas de abuso de sustancias en las generaciones que ahora son jóvenes; estos riesgos son mayores que los que presentaban otras generaciones cuando tenían su misma edad. El inicio es acelerado en la adolescencia y se estabiliza poco antes de llegar a los 30 años de edad. La mariguana ha mantenido una edad de inicio temprana a lo largo de las generaciones. Por su parte, la cocaína muestra mayor índice de casos con un inicio más tardío; aun así, el riesgo de consumo de esta sustancia es considerablemente mayor en las cohortes más jóvenes. El análisis de sobrevida confirmó que comparadas con la cohorte de mayor edad, las cohortes más jóvenes están en mayor riesgo de usar sustancias y las diferencias en riesgo son especialmente marcadas para el uso de cocaína. El índice de consumo de tabaco y alcohol es similar a lo largo de la vida, lo que señala que el problema es endémico en el país. Estos datos reflejan tendencias ya reportadas en otros estudios y muestran que la edad sigue siendo un factor de riesgo muy importante para el uso de sustancias ilegales o de drogas médicas consumidas sin receta médica. En todas las sustancias, el consumo es mucho menor para las mujeres, así como para las amas de casa, lo que indica que prevalecen los dobles parámetros por género.

Conclusiones: Los datos de este estudio prueban la hipótesis del mayor riesgo de consumo de sustancias a que está expuesta la población joven cuando se le compara con sus padres cuando eran jóvenes y apuntan a la necesidad de incrementar las acciones para contrarrestar el efecto negativo de este fenómeno sobre su salud y sobre la sociedad.


Palabras clave: Abuso de sustancias, cohortes, correlatos sociodemográficos.
Este artículo ha sido visitado 3137 veces.
   
Septiembre-Octubre
Números anteriores

 

Urge tu vital apoyo

Indice

Lo más leído