Tratamiento de las fracturas diafisarias de fémur en perros con clavos bloqueados

Autores: Lecona Butrón Hugo, Pérez Villanueva Leonel, Arriaga Bello C, Ojeda Franco JA

Resumen

Las fracturas diafisarias del fémur con trazo transverso o ligeramente oblicuo son tratadas generalmente con clavos intramedulares libres con los cuales frecuentemente existen complicaciones, tales como migración del implante, mal unión ósea, pseudoartrosis, retraso en la consolidación o enfermedad de la fractura. Todo esto ocasionado por la pobre estabilidad rotacional que provee dicho implante. Los clavos de Küntscher fueron el primer dispositivo centromedular descrito en los años 40's. El concepto de «detensor» de Küntscher (1969) es el predecesor del concepto actual del sistema de clavos bloqueados. El uso actual de estos clavos bloqueados ha ampliado considerablemente las indicaciones del enclavado intramedular, eliminando todo tipo de implante que se coloque de manera externa al hueso. Este clavo intramedular bloqueado es un dispositivo al cual se le hicieron unos orificios; inicialmente tres para cada fragmento del hueso fracturado. Los orificios actúan como punto de fijación del clavo al hueso al introducir los tornillos en dichas perforaciones. Exitosamente el clavo bloqueado puede proporcionar la estabilidad rotacional y axial que un clavo intramedular libre no proporciona. Prácticamente el clavo bloqueado tiene ventajas sobre placas, clavos libres y tornillos, por estar colocado a lo largo de la cavidad medular del hueso en contra de una placa que es colocada excéntricamente en la superficie del mismo, la cual puede resistir la carga axial pero nunca la rotacional, además del daño que le produce a la corteza del hueso. La alineación y estabilidad que este implante permite está dada sin ocasionar una desperiostización excesiva, a menudo necesaria en la fijación con placas, y sin existir relación del implante con el medio externo del animal como en el caso de los fijadores externos. Este sistema, por su diseño y equipo para colocación, puede ser utilizado para la reducción de fracturas a foco abierto o cerrado. Para este trabajo se emplearon siete perros de los cuales dos habían sido tratados con otros métodos; a todos los animales se les realizó un expediente con historia clínica y se tomó control radiológico AP y lateral del fémur para realizar las mediciones del hueso (canal medular, corticales, y longitud) y con esto determinar diámetro y longitud de los clavos con pernos a utilizar en cada caso. Todas las cirugías se hicieron a foco abierto. En todos los casos se consiguió la consolidación, correlacionada entre los datos clínicos y radiológicos; los perros comenzaron a apoyar a partir de la primera semana sin problema, sólo en los casos que el clavo lesionó los tejidos blandos cercanos al trocánter, les causó dolor y claudicación muy marcada hasta el retiro del implante. Éste es un método adecuado y seguro para el tratamiento de fracturas diafisarias en fémur de perros ya que provee una estabilidad a la carga axial y rotacional y asegura la consolidación. Es un método quirúrgico fácil, rápido y seguro. Este método permite una rehabilitación temprana con una deambulación a las 24 horas de la cirugía. El porcentaje de buenos resultados fue del 100%. Con respecto a los resultados clínicos, fueron de buenos a excelentes, justificándose así el uso continuo del clavo intramedular bloqueado en todos los casos de fracturas diafisarias de fémur.

Palabras clave: Fracturas diafisarias tratamiento fracturas diafisarias.

2003-03-13   |   34,773 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 9 Núm.1. Enero-Febrero 1998 Pags. 17-20 Revista AMMVEPE 1998; 9(1)