Utilización de recursos médicos por los pacientes con síndrome de intestino irritable en un hospital de tercer nivel

Autores: Schmulson Wasserman Max Julio, Valdovinos Díaz Miguel Ángel

Resumen

Antecedentes: El síndrome de intestino irritable (SII) es un trastorno que produce un alto costo a la sociedad en términos de ausentismo, consultas, exámenes médicos, tratamientos y cirugías innecesarias. Objetivo: Conocer la utilización de recursos médicos por pacientes con SII en un hospital de referencia. Método: Estudio retrospectivo de expedientes de pacientes con SII. Se analizó el número de estudios de laboratorio, gabinete y consultas médicas y número de cirugías abdominales. Resultados: Entre 1987-1996 se identificaron 98 pacientes con edad promedio de 40.8 años. El seguimiento fue de 33.4 meses (rango: 1-243) durante los cuales se solicitaron en promedio 22.4 estudios por paciente (rango: 1-82). Se requirieron 5.0 estudios por paciente (rango: 1-11) previos al diagnóstico de SII. En el 87% de los pacientes, el diagnóstico de SII se estableció durante la primera consulta. Cada paciente consultó 3.6 veces/año, 44.2% por síntomas gastrointestinales y 48.6% por síntomas no gas-trointestinales. Las consultas con mayor demanda fueron medicina interna (53.0%), gastroenterología (38.8%), proctología (31.6%), psiquiatría (21.4%), ginecología (18.4%) y urología (13.3%). El 17.3% tenía antecedentes de apendicectomías y 13.3% colecistectomías. El 1.02% y el 2.04% respectivamente fueron practicadas luego del diagnóstico de SII. Conclusiones: A pesar de los reconocidos criterios diagnósticos de Roma, se solicitan numerosos estudios de laboratorio y gabinete para descartar enfermedad orgánica a los pacientes con SII, y estos demandan un elevado promedio de consultas médicas anuales. Además, los pacientes con SII tienen una elevada tasa de apendicectomías y colecistectomías.

Palabras clave: Síndrome de intestino irritable (SII) recursos médicos.

2003-03-18   |   1,462 visitas   |   7 valoraciones

Vol. 63 Núm.1. Enero-Marzo 1998 Pags. 6-10 Rev Gastroenterol Mex 1998; 63(1)