Manejo del neonato sospechoso e infectado de COVID-19

en la UCIN 

Autor: Macías Avilés Héctor Alberto

Resumen

El SARS-CoV-2 es un coronavirus β y se reportó por primera vez en diciembre de 2019 en Wuhan, China y el primer caso reportado de COVID-19 neonatal fue en febrero de 2020. Desde entonces han surgido preocupaciones acerca de la posible transmisión vertical de SARS-CoV-2 y su gravedad, pero la información sobre recién nacidos con COVID-19 confirmado o sospechado está aún limitada. Está reportado que es más común como una enfermedad asintomática o leve en comparación con los adultos. El recién nacido puede infectarse después del nacimiento, ya sea de su madre, familiar o dentro del entorno del hospital a través de gotitas de la vía respiratoria, fómites infectados y por el aire durante los procedimientos de aerosolización. El diagnóstico requiere la detección de la secuencia homóloga del virus del por RT-PCR de SAR-CoV-2 de la vía respiratoria superior (hisopado nasofaríngeo u orofaríngeo), vías respiratorias inferiores (esputo, aspirado endotraqueal o lavado broncoalveolar) o en sangre (suero). Por lo tanto, la atención médica en la unidad de cuidados intensivos neonatales de estos pacientes consiste en: prevenir, controlar y establecer medidas para asegurar el tratamiento adecuado de quienes potencialmente pueden infectarse. Los cuidados médicos y respiratorios aún no son claros y existen varias propuestas en estudios efectuados en distintos países. Estas recomendaciones de atención de recién nacidos de madres con COVID-19, confirmado o sospechoso, son específicas y pueden modificarse según las limitaciones de la infraestructura y disponibilidad de equipos de protección de cada centro hospitalario.

Palabras clave: SARS CoV-2 COVID-19 recién nacidos enfermedad asintomática vía respiratoria lavado broncoalveolar suero sanguíneo.

2020-07-23   |   45 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 41 Núm.1. Junio-Junio 2020 Pags. S101-8 Acta Pediatr Méx 2020; 41(S1)