Médicos veracruzanos ilustres: Humberto Hernández Viderique (1919-2011)

Autores: Hernández Ojeda Humberto, Hernández Ojeda Elsa Patricia

Completo

Nació en Mazatlán, Sinaloa, el 2 de julio de 1919, siendo sus padres Hiram Hernández Carrillo originario de Minatitlán y Elena Viderique Tirado de Durango, quienes formaron una familia integrada por 7 hijos. Sus primeros años los pasó en su ciudad natal, trasladando su domicilio al puerto de Veracruz, en donde Humberto cursó su educación primaria en la Escuela Francisco J. Clavijero, conocida como “la Cantonal”, de 1927 a 1933, posteriormente cursó sus estudios de Secundaria en el Ilustre Instituto Veracruzano, de 1934 a 1937, y en la misma institución realizó su bachillerato, de 1937 a 1939. Al concluir su formación básica, se trasladó a la ciudad de México en donde estudió la carrera de Medicina en la Universidad Nacional de México, de 1939 a 1945, retornando al finalizar a la ciudad de Veracruz en donde por espacio de 2 años recibió adiestramiento titular en Ginecología y Obstetricia en el Hospital Civil “Aquiles Serdán” con Joaquín Perea Blanco. Inició su actividad profesional en el año de 1947 como médico adscrito a la Consulta y a la Sala de Ginecología del propio hospital Serdán hasta el año de 1959, al mismo tiempo que fungió como Jefe de Servicio de Ginecología en el Sanatorio de Marina No. 1 de la Armada de México, renunciando a la Jefatura en 1959 pero continuó brindando sus servicios como Médico Ginecólogo del propio Sanatorio hasta el año de 1979. En el año 1960 ingresa a las filas del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado en donde laboró hasta el año de 1979 en que se jubiló, habiendo sido Director de la Clínica Hospital de 1960 a 1963. En forma privada brindó sus servicios a diversas instituciones veracruzanas entre ellas a la Secretaría de Comunicaciones, al Sindicato Azucarero, la Embotelladora Tropical, los Cines “Cadena de Oro”, Banco Comercial Mexicano y al Banco de Londres. Desde los primeros años de su ejercicio profesional destacó como un gran catedrático, impartiendo la materia de Zoología, a nivel de Bachillerato, en el Ilustre Instituto Veracruzano, y al fundarse la Facultad de Medicina “Miguel Alemán Valdés”, de la Universidad Veracruzana, se integró a la planta de Profesores Fundadores, impartiendo la cátedra de Anatomía Disecciones y Ginecología Clínica. Por sus manos pasaron muchas generaciones de alumnos, a quienes trasmitió sus conocimientos en anatomía, cirugía y ginecología, y quienes le recuerdan con cariño y afecto, jubilándose después de 50 años de servicio. Durante todo su ejercicio profesional siempre mantuvo su actualización continua, asistía a diversos eventos de la Sociedad Médica Veracruzana de la cual fue miembro activo desde los años 50 y desde el año de 1976 fue miembro del Consejo Mexicano de Cirugía General, manteniendo siempre su certificación vigente. Por su dedicación y méritos recibió diversas distinciones, entre las que destacan la otorgada por el gobernador Rafael Murillo Vidal por 25 años de vida como profesor de enseñanza media. Además el reconocimiento de la Universidad Veracruzana quien le otorgó medalla de oro y diploma como profesor fundador de la Facultad de Medicina y otro reconocimiento a sus 50 años de labor docente de la propia Universidad, así como diversos reconocimientos como catedrático de muchas generaciones de alumnos al celebrar sus Aniversarios de graduación.
Contrajo nupcias con la compañera de toda su vida, por espacio de 65 años, Emma Ojeda Vivanco, quien también fue maestra fundadora de la Facultad y con quien fundó un prestigiado laboratorio que lleva el nombre de su esposa, procrearon 3 hijos: Emma Guadalupe, Humberto y Elsa Patricia, los dos últimos médicos egresados de la Universidad Veracruzana con especialidad de Gineco-obstetricia y Patología Clínica, respectivamente, y además dos nietas quienes son profesionistas con especialidad en Medicina del Trabajo y Anestesiología, quienes le dieron numerosas satisfacciones. Todavía recordamos a Elsa Patricia, quien fuera reina del más hermoso Carnaval de Veracruz al celebrarse su 50 aniversario en el año de 1975. A Humberto Hernández le caracterizó siempre su formalidad, empeño y honestidad, fue un gran emprendedor, maestro por vocación, gran amigo y compañero, a la vez alegre y cariñoso. Sus alumnos siempre lo recordarán con afecto y agradecimiento por sus enseñanzas y consejos. Falleció en la ciudad de Veracruz, a los 92 años, el 4 de mayo de 2011, rodeado del amor y el cariño de sus seres queridos y amigos que le acompañaron durante sus últimos momentos.

Palabras clave: médicos ilustres veracruzanos

2021-09-25   |   23 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 13 Núm.2. Julio-Diciembre 2018 Pags. 4-5 Rev Invest Cien Sal 2018; 13(2)