Completo

El carcinoma de células renales (CCR) es la neoplasia renal más común. Generalmente se manifiesta en estadios avanzados con la triada característica de hematuria, dolor en flanco y masa abdominal. Es una enfermedad heterogénea que comprende diferentes variantes histológicas con una genética, curso clínico y respuesta a tratamiento distintas. Los subtipos incluyen: células claras, papilares, cromófobas, entre otras. (1 2 3 4) El carcinoma de células renales cromófobas (CCRC) es una variante rara, aproximadamente abarca 5% de todos los casos. Estos tumores, macroscópicamente son largos, comparados con otras estirpes, y son comúnmente diagnosticados a edades tempranas. (5 6 7) Presentamos el caso de una paciente de 33 años de edad, niega enfermedades crónico-degenerativas, comorbilidades, toxicomanías. Embarazo único por fertilización asistida hace 4 años, refiriendo cuadros recurrentes de infección en vías urinarias durante el mismo, recibiendo tratamiento en cada uno. Inicia su padecimiento 3 semanas antes de su llegada a consulta, refiriendo hematuria macroscópica durante 3 días, dolor abdominal en flanco izquierdo de intensidad 6/10 de acuerdo a Escala Visual Análoga, sin irradiaciones, exacerbado a la bipedestación. A la exploración física se encuentra neurológicamente íntegra, cuello, cardiorrespiratorio sin compromiso, abdomen blando, depresible, peristalsis presente, se palpa masa abdominal en flanco izquierdo, dolorosa a la palpación profunda, extremidades sin alteraciones. Se inicia protocolo de estudio, se toman muestras de laboratorio: biometría hemática, química sanguínea, perfil hepático y tiempos de coagulación sin alteraciones. Se observa en placa de Rayos X imagen radioopaca de 14x13 cm en riñón izquierdo, ausencia de imágenes cálcicas, resto sin alteraciones. El USG abdomino-pélvico reportó aumento del tamaño del riñón izquierdo de 187x91 mm por presencia de imagen heterogénea en polo inferior de 128x118 mm que produce ectasia pielocalicial, retroperitoneo sin lesiones sólidas ni quísticas. Se realiza TAC abdomino-pélvica bifásica contrastada la que reporta estructuras renales en fase nefrográfica asimétricas a expensas de riñón izquierdo, de aspecto lobulado, con hidronefrosis del tercio superior secundario a lesión en polo inferior que obstruye pelvis y uretero proximal, diámetro de lesión de contenido heterogéneo de 121x110x119 mm, pared delgada refuerza moderadamente al paso del contraste, desplazando por arriba al bazo, por delante asas intestinales y llega a línea media sin comprometer grandes vasos, resto sin alteraciones. Se establece el diagnóstico de tumoración renal izquierda y se programa para realizar nefrectomía radical izquierda. Bajo anestesia general, se procede a efectuar a través de lumbotomía nefrectomía izquierda sin incidentes ni accidentes y se envía pieza quirúrgica a servicio de Patología el cual reporta macroscópicamente: Espécimen quirúrgico riñón izquierdo, 20x17x10 cm, irregular, superficie externa café claro, rodeado de tejido adiposo. Al corte se aprecia en polo inferior lesión neoplásica de 13x11x5 cm, de color marrón claro, sólido con zonas de hemorragia reciente. Excéntrico en la parte más distal. No se aprecia invasión a hilio renal. Descripción Microscópica: Con técnica de hematoxilina y eosina se identifica neoplasia maligna formada por células grandes, poligonales, con citoplasma transparente y granular. Tienen crecimiento variado con zonas sólidas y en papilas finas con agregados aislados de estas células con áreas de hemorragia reciente e incluso necrosis. Bordes quirúrgicos libres de lesión descrita. El parénquima renal residual muestra infiltrado linfocitario moderado sin evidencia de lesión renal. Diagnóstico histopatológico: Carcinoma renal variante cromófoba de 13x11x5 cm localizado en polo inferior, bordes quirúrgicos libres de lesión, nefritis crónica intersticial residual. (véase Figuras 4 y 5 en página 58) La paciente mostró una adecuada evolución clínica, sin complicaciones postquirúrgicas. dada de alta bajo vigilancia estrecha de forma ambulatoria. Actualmente se encuentra asintomática y sin evidencia de recurrencia. El CCRC, macroscópicamente, son neoplasias sólidas bien circunscritas y altamente lobuladas. La superficie aparece homogéneamente beige, marrón claro, o amarillo. El tamaño mediano del tumor es de 6 cm, más grande que otros subtipos. Microscópicamente, el patrón de crecimiento es sólido, a veces tubulocístico, con tabiques fibróticos anchos. (1) Se presenta principalmente en la quinta década, entre 27-86 años, más comúnmente observada en mujeres (52%) que en hombres (48%). La mayoría se diagnostican en estadio-I o II. La invasión de la vena renal se observa en aproximadamente el 5% de los casos y la incidencia de enfermedad metastásica es del 6 al 7%. Los sitios más comunes de metástasis son el hígado (39%) y el pulmón (36%). Típicamente, el CCRC se presenta como una gran masa compacta sólida solitaria sin necrosis o calcificación. (7,8) Este tumor permanece clínicamente esquivo, la tríada de hematuria, dolor y masa en flanco está presente en un pequeño porcentaje de pacientes, con frecuencia indica enfermedad avanzada. Los signos y síntomas adicionales pueden incluir anemia hipocrómica secundaria a hematuria o hemólisis (29–88%), pirexia (20%), caquexia, fatiga y pérdida de peso (33%). (8 9 10)La técnica de imagen más utilizada para la evaluación de masas renales es la TAC que proporciona información sobre el tumor en sí y las estructuras circundantes. CCRC tiene un mejor pronóstico general que otros subtipos de CCR. La supervivencia libre de recurrencias a los 5 años para aquellos después de la resección quirúrgica es del 83% y la supervivencia específica de cáncer es del 89%. (1 5 8 9)

Palabras clave: Carcinoma renal células cromófobas

2021-09-25   |   33 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 13 Núm.2. Julio-Diciembre 2018 Pags. 56-58 Rev Invest Cien Sal 2018; 13(2)