Cuantificación del tiempo de utilización de quirófano como indicador de eficiencia de la unidad quirúrgica.

Autores: León Ramírez Víctor, Santiago López Janaí, Vargas Nambo Samantha

Completo


Introducción
Hoy por hoy el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) es la organización prestadora de servicios de salud más importante del país con una serie de esta?ndares y procesos que se direccionan en propender por la seguridad del paciente y alcanzar niveles de eficiencia que se alineen en este objetivo. Por lo anterior es de vital importancia identificar opciones de mejora en los procesos al realizar una evaluacio?n continua de los mismos (1). La calidad y la eficiencia son dos conceptos que se encuentran unidos y son dependientes entre si?; algunos autores consideran a la eficiencia como parte integral de la calidad, ya que no se puede lograr la primera si no se trabaja en funcio?n de la segunda (2). La calidad de la atención es el grado en que los servicios de salud para las personas y los grupos de población incrementan la probabilidad de alcanzar resultados sanitarios deseados y se ajustan a conocimientos profesionales basados en datos probatorios. Esta definición de calidad de la atención abarca la promoción, la prevención, el tratamiento, la rehabilitación y la paliación, e implica que la calidad de la atención puede medirse y mejorarse continuamente mediante la prestación de una atención basada en datos probatorios que tenga en cuenta las necesidades y preferencias de los usuarios de los servicios: los pacientes, las familias y las comunidades. En los últimos decenios se han descrito diferentes elementos de la calidad, y entre estos podemos mencionar la eficiencia (3). En economi?a, la eficiencia es la relacio?n entre los resultados obtenidos y los recursos utilizados; es la capacidad de lograr un efecto deseado con el mi?nimo de recursos posibles (4).  Las tendencias actuales en medicina requieren que las instituciones sean ma?s eficientes en el manejo de sus recursos (2). En la práctica, la unidad quirúrgica constituye una organización con vida propia dentro de la institución hospitalaria, que necesita de un seguimiento y monitorización adaptados a la complejidad que representa (5). En este sentido, la unidad quirúrgica, debido a la importancia de sus costos (que llegan a representar hasta el 18% de los costos totales del hospital), a la cantidad de recursos humanos que involucra, a la alta tecnología que utiliza, al elevado número de actores con los que interactúa, y al rol que juega en la eficiencia asistencial, representa un recurso de importancia fundamental en las instituciones hospitalarias.  En general las definiciones de eficiencia en quirófanos están enfocadas en la optimización del flujo de pacientes, lo que sin dudas constituye un aspecto central en la mejora de la eficiencia (6).   En el momento de estudiar la eficiencia de la unidad quirúrgica, existen distintos tipos de indicadores. Sin embargo, entre ellos, se destacan dos que son clave, como el número de intervenciones por quirófano, que indica el grado de utilización de la capacidad instalada. Lógicamente este indicador está sujeto a una cierta variabilidad interinstitucional, pues está condicionado por la mayor o menor complejidad de las intervenciones quirúrgicas (y, por lo tanto, la duración de dichas intervenciones). Por este motivo, el análisis macro de eficiencia se suele acompañar con el índice de cirugías ambulatorias. En este sentido, el “tiempo de utilización de quirófanos” es un indicador de utilidad del ana?lisis de la eficiencia global en la gestio?n por parte de un hospital/servicio, por lo que resulta fundamental para la planificación y programación de la actividad quirúrgica, sin embargo, su empleo se ha visto dificultado por la falta de información (6, 7). El “Tiempo de utilización de quirófano” se define como el tiempo en que el equipo quirúrgico realiza una intervención, medido desde que el paciente entra en quirófano hasta que sale de él, este  parámetro nos permite agrupar cada uno de los procedimientos en cada una de las sala de la unidad y cuantificar el consumo de recursos esperados para cada uno de los procesos, además de que es necesario para la obtención de otros indicadores, entre los que podemos mencionar el “Índice de utilización de quirófanos” definido como la expresión numérica de la relación entre el tiempo de utilización de quirófano y el tiempo disponible de el mismo. Asimismo, el “Tiempo de utilización de quirófano” también puede ser utilizado para analizar la eficiencia de los profesionales si se analiza a nivel de procedimiento y si se compara con otros cirujanos (8). Realizar las mediciones que ayuden a saber si los procesos son o no eficientes es una actividad necesaria en todas las instituciones y departamentos dentro de las mismas (9).  La meta de todas las instituciones de salud pública es elevar el rendimiento de los quiro?fanos con bajos costos, sin listas de espera, sin tiempos perdidos, sin retraso en el inicio de la cirugi?a, sin horas extras de trabajo del personal y con una baja tasa de cancelaciones (10, 11). Partiendo de esta premisa y conforme con la bu?squeda de mejora continua, nos surgió la inquietud, de saber si nuestra Unidad Quirúrgica es eficiente, y si se pueden o no sugerir oportunidades de mejora al proceso. 

Material y Métodos

Con la aprobación de la Comité Local de Investigación en Salud (CLIS), y con el objeto de cuantificar el tiempo de utilización de quirófano como indicador de eficiencia de la unidad quirúrgica, se realizó un estudio transversal descriptivo, que incluyó a todos aquellos pacientes intervenidos durante el periodo comprendido del 11 de marzo de 2020 al 13 de junio de 2021 del Hospital de Especialidades “Dr. Bernardo Sepúlveda Gutiérrez” del Centro Médico Nacional “Siglo XXI”, de cualquier tipo de cirugía, edad y género. Para la obtención del listado inicial, se llevó a cabo una revisión del Sistema de Registro de la Oportunidad Quirúrgica (INDOQ). Se tomó nombre, número de seguridad social, fecha de la cirugía, turno y servicio tratante. Después se gestionó el formato electrónico de las “Intervenciones quiru?rgicas efectuadas en quiro?fano” 4-30-27/90” 2430-021-065 y se obtuvo el diagnóstico preoperatorio, la intervención realizada y los 6 tiempos quirúrgicos: T1: Llegada a quirófano; T2: Inicio de anestesia; T3: Inicio de cirugía; T4: Término de cirugía; T5: Término de anestesia; T6: Pase a recuperación o a la unidad de terapia intensiva, confeccionando así la serie definitiva. Posteriormente se cuantificó el tiempo de utilización de quirófano y se estimó el índice de utilización de quirófano, que se obtendrá de dividir el tiempo de utilización de quirófano entre tiempo disponible de el mismo. El proceso de identificación de los pacientes y del llenado de las hojas de recolección de datos fué realizado por un médico residente de Anestesiología. Los datos obtenidos fueron exportados a una base de datos electrónica para su procesamiento posterior. Para el análisis de los datos se realizó estadística descriptiva, utilizando medidas de tendencia central y dispersión. Las variables continuas se expresaron en promedio ± desviación estándar y las variables categóricas en porcentaje. La información se procesó con el software SPSS para Mac (SPSS, inc. Chicago, IL, USA) versión 26.0. Los resultados se presentaron en tablas y gráficos. 

Resultados

Durante el periodo analizado, hubo 490 días de actividad quirúrgica, lo que corresponde a 11760 horas/quirófano, con un tiempo total disponible de 223440 horas. Durante el periodo de estudio se solicitaron 6542 procedimientos, de los cuales solo se realizaron 5869. La distribución y características de las Las salas con mayor utilización fueron la 5, 10 y 9. El tiempo de utilización de quirófano promedio por sala fue de 208.17 ± 165.52 min. Los servicios con mayor productividad quirúrgica fueron: Oftalmología, Urología y Neurocirugía, tabla 2. En la tabla 3 se muestra la productividad quirúrgica en relación con el tiempo de utilización de quirófano de cada servicio, y aunque oftalmología muestra una productividad más alta, neurocirugía tiene el mayor tiempo de utilización de quirófano, contribuyendo como servicio con 31.72% del tiempo quirúrgico total (6383 hr de un total de 20123 hr). El índice de utilización de quirófano global, se estimó en 9%, siendo más alto en el turno matutino, tabla 4. 

Discusión

La unidad quirúrgica figura una inversión equivalente a 5% del gasto total de una institución hospitalaria; es, por tanto, un recurso oneroso y exiguo. Es por ello que tenemos la responsabilidad de optimizarlo, empleando todos los mecanismos disponibles a nuestro alcance. Y una de ellas es una acertada programación quirúrgica (11). Sin embargo, la heterogenicidad de dicha unidad requiere de una organización lógica para una justa administración de los recursos, siendo de estos el de mayor trascendencia el tiempo. En este sentido, el uso eficiente del quirófano estará determinado por el óptimo desempeño de los procesos por parte de los equipos que lo integran, su desempeño y el usufructo del tiempo (5). Para efectuar una adecuada gestión de la unidad quirúrgica es preciso conocer su el índice de utilización de quirófano o rendimiento, que se define como la relacio?n existente entre el tiempo quiru?rgico utilizado y el tiempo quiru?rgico disponible, para con ello poder percibir de forma adecuada la disposición del tiempo. Ya que una vez que se programa la cirugía, y el paciente es requerido en la unidad quirúrgica, es necesario que exista un elevado grado de coordinación entre los servicios involucrados (5, 11). En nuestro estudio encontramos un tiempo promedio de utilización de quirófano por sala de 208.17±165.52 minutos, menor que lo reportado por Martín-Pérez y colaboradores, en un estudio realizado en el Hospital Obispo Polanco de Teruel quien reporta un promedio de 7 horas por turno, en ambos casos sin cumplir con los estándares y recomendaciones establecidos a nivel internacional de 10 horas por quirófano (12, 13). El índice global de utilización de quirófano lo estimamos en 9%, mientras que al revisar los índices publicados por otros autores encontramos que nos encontramos muy por debajo de los índices establecidos en otros estudios. Como en el estudio realizado por Requesens-Berrueta y colaboradores quienes realizaron un análisis de la programación quirúrgica de un periodo de tres meses en el Hospital General de Querétaro, quienes observaron un tiempo activo de 64% (14) y el estudio realizado en el Servicio de Dermatología del Hospital Universitario de Fuenlabrada por Córdoba y colaboradores,15 quienes reportan un índice global de 96.46%. Consideramos que las causas de la merma significativa en los resultados pueden ser básicamente atribuibles a dos causas:
•    Tiempos de pandemia.
•    Falta de disponibilidad del personal médico quirúrgico en los turnos vespertino y nocturno.
La expansión de la infección por SARS-CoV-2 (COVID-19) ha requerido la adaptación de los hospitales, causando una reducción de la actividad quirúrgica electiva, sin embargo, los resultados encontrados en nuestro estudio se encuentran muy por debajo de los estándares del 30% establecidos por el Consejo de Salubridad General (16, 17). Aunado a esto, consideramos que la sociedad necesita profesionales sanitarios las 24 horas del di?a, para hacer frente a las necesidades inherentes de los pacientes. Resulta injustificable, posponer las cirugías por falta de tiempo quirúrgico (18). El uso eficiente del quiro?fano depende del cumplimiento de las funciones específicas de todo el personal involucrado y de la alta calidad en los tiempos planeados. Es por eso que para lograr un buen rendimiento de la unidad es fundamental que la programación sea respetada, este bien ajustada y libre de errores, que se minimicen los tiempos entre cirugías y que la tasa de diferimiento sea baja.
El conocimiento de esta información permitirá a los gestores de los servicios quirúrgicos una mejora en la organización de la actividad en la unidad, así debemos tener presente que una adecuada gestión del tiempo impactará positivamente a la institución hospitalaria, mediante la reducción considerable de los costos y una mejora de la calidad asistencial. 

Conclusión

Las tendencias actuales requieren que las unidades quirúrgicas sean más eficientes en el manejo de sus recursos. Segu?n nuestro estudio, los parámetros evaluados en las salas de quirófano del Hospital de Especialidades, se encuentran por debajo de la calificación de buen rendimiento o? desempeño. En este sentido el tiempo de utilización de quirófanos revela ineficacia operativa de la unidad. Es imperativo una vigilancia sistemática y estrecha, así como la creación de un armisticio con todo el personal que participa en los procesos quirúrgicos para así poder cumplir con una responsabilidad que requiere de un alto nivel de eficiencia y calidad.

Conflicto de intereses
Los participantes no tienen conflicto de intereses

Financiación
El estudio se realizó con recursos de la institución, no se obtuvo financiamiento externo.

Palabras clave: Quirófano; Tiempo de utilización de quirófano; Eficiencia; Calidad de la atención

2022-01-11   |   16 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 16 Núm.2. Julio-Diciembre 2021 Pags. 20-27 Rev Invest Cien Sal 2021; 16(2)