Resumen

La vacuna BCG se introdujo en el mundo en 1921 con la finalidad de proteger contra formas graves de tuberculosis, principalmente neuroinfección. La vacuna se debe aplicar en el periodo neonatal, por vía intradérmica en la región deltoidea derecha, siguiendo las técnicas de asepsia y antisepsia. Presenta una reacción dérmica que va de dos a ocho semanas después de la aplicación, en algunas ocasiones se han reportado reacciones adversas. Se expone el caso de una lactante con absceso por Providencia rustingianii en el sitio de la aplicación de la vacuna. Es probable que el absceso comenzara al momento de la aplicación del biológico. Tuvo buena respuesta con tratamiento antimicrobiano.

Palabras clave: Absceso Providencia rutingianii vacuna BCG niños.

2022-03-19   |   56 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 42 Núm.1. Enero-Marzo 2022 Pags. 37-40 Enf Inf Microbiol 2022; 42(1)