Compuestos bioactivos: aún queda mucho por aprender

Bioactive Compounds: Still Much to be Learned 

Autor: Agame Lagunes Beatriz

Completo

Descripción.

La curcumina es un compuesto fenólico extraído de los rizomas de Curcuma longa, tiene un peso molecular de 368,39 g/mol, una temperatura de fusión de 183 °C (1) y es el principal componente de la especie cúrcuma (2). Los principales curcuminoides son la curcumina (diferuloilmetano), la demetoxicurcumina y la bisdemetoxicurcumina(3). La curcumina es conocida como la “especia dorada” por su color característico y los múltiples beneficios para la salud que se han demostrado a lo largo de los años; estructuralmente está compuesta por dos anillos fenólicos y un esqueleto de carbono con insaturaciones alfa y beta dicetona; presenta una tautomería ceto en pH ácido o neutro y enol en pH alcalino, siendo esta la forma más inestable (4) el anillo fenólico es el responsable de la actividad antioxidante y la dicetona actúa como ligando metálico (5). Esta molécula polifarmacológica ha mostrado efectos inhibidores sobre los factores de transcripción, NF-kB, ciclinas, factores de proliferación, EGFR, regula las caspasas y regula a la baja los genes antiapoptóticos, proteína C reactiva, inhibidor de la ciclooxigenasa (COX) y lipoxigenasa (LOX), disminuye la agregación de la placa beta-amiloide, interleucinas (IL1, IL 2,IL 6,IL 8,IL 12), TNF α, INF γ, induce IL 10 (3,6,7); sin embargo, se ha reportado que el mayor problema de este compuesto es la baja solubilidad y biodisponibilidad. No obstante, la literatura contiene información sobre diversos sistemas portadores que contrarrestan esta limitación del bioactivo en forma de micelas, nanoemulsiones, microemulsiones, recubrimientos de quitosano, encapsulación en polímeros biodegradables, nanovesículas, que han proporcionado un incremento en su bioactividad (8-14).

Bioseguridad.

Desde 2010, cuando se publicó la carta al editor de Burgos-Morón et al., se reconsideró la seguridad de este compuesto sugiriendo que probablemente tenía un efecto citotóxico. Asimismo, la investigación de Cianfruglia et al. (2019) menciona efectos carcinogénicos en células sanas a dosis reportadas como benéficas (5-50 μM), y la capacidad de la curcumina para inducir modificaciones postraduccionales en histonas a través de mecanismos de acetilación y glutationilación; encontraron que la curcumina inhibe la glutationilación en la histona H3 en líneas celulares, disminuyendo así la tasa de proliferación celular, utilizando células primarias de fibroblastos dérmicos humanos y de adenocarcinoma caucásico humano. Asimismo, también se mencionan efectos clastogénicos en el desarrollo del cáncer de pulmón por mecanismos prooxidantes de la curcumina (17); sin embargo, este mecanismo prooxidante de la curcumina se ha reportado más en líneas celulares tumorales como las células de glioma C-6 en comparación con las células normales L-929 a concentraciones elevadas de curcumina (2). Burgos-Morón et al. (2010) también mencionan que pueden producirse daños en el ADN. Sin embargo, Kurien et al. (2011) informaron que cuando se utiliza curcumina solubilizada por calor o disolventes orgánicos no se produce intercalación de la curcumina en el ADN, pero puede unirse a proteínas de forma inespecífica. Ghosh et al. (2018) concluyeron que la curcumina se une favorablemente en el surco menor de la horquilla debido a su forma y se estabiliza mediante interacciones no covalentes.

Efectos secundarios.

Según el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa de Estados Unidos, el consumo de cúrcuma se ha considerado seguro y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) indicó una ingesta segura de 3 mg/kg-día como aditivo; sin embargo, se han realizado varios estudios con dosis de 500 mg/día sin efectos perjudiciales. En los últimos años se han reportado daños hepáticos atribuidos al consumo de este compuesto en complementos alimenticios. Luber et al. (2019) informaron sobre dos casos de lesión hepática inducida y transaminitis por consumo de un complemento alimenticio a base de cúrcuma que contenía 375 mg de curcuminoides y 4 mg de pimienta negra. En ambos casos se interrumpió el consumo del suplemento y se observó una mejoría en los marcadores hepáticos. Suhail et al., (2020) reportaron un caso de una mujer mayor de 60 años con transaminitis por la ingesta de un suplemento de cúrcuma durante 6 meses. Lombardi et al. (2021) reportaron 7 casos de hepatitis aguda, la mayoría en mujeres mayores de 50 años, algunos con presencia de orina oscura y heces pálidas o blancas; sin embargo, todos los suplementos mencionaron tener un compuesto potenciador de la absorción como la pimienta negra y la mayoría eran mezclas de curcuminoides en diferentes proporciones; no se especificó si los suplementos contenían curcumina sintética. Existen múltiples informes que señalan que el consumo de curcumina es seguro; sin embargo, al interactuar con algunos fármacos puede conllevar riesgos para la salud, como la actividad anticoagulante que se exacerba cuando se consume con fármacos anticoagulantes (1). También existe una interacción de los fármacos y la curcumina dependiente de la dosis por el citocromo p450. (22, 2) Girme et al. (2020) realizaron un estudio con el objetivo de identificar la adulteración de suplementos; encontraron que en el 25% de las muestras había presencia de curcumina sintética debido a la presencia de compuestos intermedios. También observaron que las muestras con un contenido de curcumina superior al 80% eran susceptibles de adulteración. Cabe mencionar que una de las propiedades beneficas de la curcumina es su efecto hepatoprotector según lo reportado por Farzaei et al., (2018). Lee et al., (2019) al comparar una formulación de curcumina y nanocurcumina sobre el daño hepático, se observó un mayor efecto para la nanocurcumina, lo que demuestra el beneficio conferido por la nanoencapsulación del compuesto (26). Otro informe de Pancholi et al. (2021) evaluó la seguridad de la curcumina en un complejo altamente biodisponible contrarrestando los informes sobre la hepatotoxicidad del compuesto.

Conclusión. Se han implementado múltiples estrategias para aumentar la biodisponibilidad y bioactividad de la curcumina, sin embargo, se ha observado que su actividad va a depender de la formulación con la cual se realice, favoreciendo un efecto sinérgico o en los casos presentados en esta revisión, un efecto antagónico, al posiblemente no estar adecuadamente etiquetados ya que no indican todos los componentes de su formulación ni la pureza y la proporción de curcuminoides varían dependiendo de la marca.

Palabras clave: Curcumina ingesta efectos adversos.

2023-09-17   |   501 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 18 Núm.1. Julio 2023 Pags. 22-25 Rev Invest Cien Sal 2023; 18(Supl. 1)