Perfil de inteligencia emocional:

Construcción, validez y confiabilidad 

Autores: Cortés Sotres José Francisco, Barragán Velásquez Clemente, Vázquez Cruz María de Lourdes

Resumen

El estudio de la inteligencia debe entenderse a partir de una visión retrospectiva, que permita su definición dentro de la evolución del pensamiento humano. Se pueden distinguir tres etapas históricas: el enfoque empírico, el psicométrico y el de las inteligencias múltiples. La inteligencia se ha conceptualizado como una capacidad global del individuo para actuar racionalmente y con éxito. Sin embargo, se ha visto que un cociente de inteligencia (CI) alto no garantiza prosperidad, prestigio ni éxito en la vida, lo que ha propiciado el cuestionamiento del constructo clásico de inteligencia. Esto ha llevado a plantear que no existe una sola inteligencia sino múltiples manifestaciones de ésta, lo que ha derivado en una recategorización de la inteligencia en un constructo denominado inteligencia emocional. La inteligencia emocional es un constructo que contempla la habilidad para monitorear los sentimientos y las emociones propias y las de los demás, para discriminar entre ellas y utilizar esta información como guía de los pensamientos y las acciones. Este constructo presenta gran dificultad para su evaluación, existen aproximaciones paradigmáticas y escalares, estas últimas se dirigen primordialmente hacia el medio laboral y son empleadas por consultores en desarrollo organizacional, se trata de escalas cortas con baja validez de contenido. En México no existen actualmente instrumentos escalares para la medición de la inteligencia emocional. El instrumento desarrollado permite obtener una medición de la inteligencia emocional en ocho escalas que conforman un perfil, dichas escalas son: Inhibición de impulsos: refleja la habilidad que tiene una persona para controlar el comportamiento impulsivo; Empatía: capacidad de los sujetos para sentir, comprender e identificar las emociones de los otros: Optimismo: actitud positiva que presentan los sujetos ante la vida; Habilidad social: se refiere a la capacidad de una persona para relacionarse con otras en situaciones convencionales; Expresión emocional: capacidad del sujeto para expresar sus emociones, afectos y sentimientos; Reconocimiento de logro: capacidad de reflexión y autocrítica hacia los propios actos; Autoestima: capacidad que se tiene para reconocer la autoeficacia ante diversas situaciones; Nobleza: intención de actuar en beneficio de los demás aceptándolos y sin intentar dominar. Se efectuó el procedimiento de validación y confiabilidad con una muestra de dos etapas conformada por 723 personas, entre los 16 y los 80 años de edad; 49.2% masculinos y 50.8% femeninos. La muestra fue de tipo no probabilístico y los sujetos participantes dieron su consentimiento para la aplicación del instrumento. El perfil alcanzó una consistencia interna de a=0.958. Los ocho factores calculados por medio de análisis factorial por el método de componentes principales y confirmados por medio de análisis estructural explican el 47.8% de la varianza común. El modelo se evaluó por medio de análisis lineal estructural, utilizando el programa AMOS V6.3 y se alcanzaron los siguientes criterios: X2 (16) = 93.95; p<0.001, el índice de ajuste resultó de AGFI=93% y el error por mínimos cuadrados fue de RMSEA=0.08. Estos valores representan un buen ajuste. Otro análisis estructural interescalas consideró la inhibición de impulsos como la escala principal de la inteligencia emocional de las personas. Se concluye que el Perfil de Inteligencia Emocional es válido y confiable. El análisis estructural efectuado entre las escalas del perfil muestra un patrón plausible de aspectos antecedentes y consecuentes de la inteligencia emocional. El modelo obtenido es no recursivo, es decir, presenta trayectorias cerradas; esto implica que las variables implicadas en la evaluación del constructo de la inteligencia emocional se retroalimentan y potencializan. El perfil de inteligencia emocional permitirá estudiar este concepto bajo diversas hipótesis, y de ser posible encontrar perfiles específicos para diferentes poblaciones, en particular aquéllas caracterizadas por problemas de salud mental.

Palabras clave: Coeficiente intelectual coeficiente emocional inteligencia emocional.

2003-07-15   |   30,509 visitas   |   3 valoraciones

Vol. 25 Núm.5. Octubre 2002 Pags. 50-60. Salud Ment 2002; 25(5)