Patrones de sensibilidad de los agentes causales de infección urinaria en un hospital de tercer nivel

Autores: Crespo M P, Castañeda C R, Vélez Londoño Juan Diego

Completo

Introducción: El tratamiento de infecciones urinarias a menudo se realiza de manera empírica, por ello es importante conocer los cambios en los patrones de sensibilidad de las especies que se asocian a esta patología dado que de esto depende la orientación inicial de la terapia, tanto en pacientes de la consulta externa como en pacientes hospitalizados. Metodología: En este estudio se analizaron los perfiles de sensibilidad de las cepas obtenidas en urocultivos realizando una comparación entre la sensibilidad de las cepas de consulta externa y las de pacientes hospitalizados. Resultados: De un total de 4347 aislados obtenidos, la distribución por especies fue la siguiente: 52% E. Coli, 9.7% K. Pneumoniae, 5.7% E. Faecalis, 5.1% P mirabilis, 4.7% Ps aeruginosa, 3,6% E. Cloacae, 2% E. Aerogenes, 1.3% M. Morganii, 1.1% S agalactiae, 0.9% S. Marscescens, 0.48% S. Aureus, 0.36% S saprophyticus y 0.32% E. Faecium. La sensibilidad de las especies más frecuentes fue: para E. coli 97% ceftazidima (CAZ), 90% gentamicina (GN), 86% Nitrofurantoina (NIT), 75% ciprofloxacina (CIP), 58% T sulfametoxazol (STX), 54% Cefalotina (CF), 44% ampicilina (AMP). Para K . pneumoniae la sensibilidad fue: 94% CIP, 87% GN, 86% CAZ, 71% NIT, 68% STX y 54% CF. Para E. faecalis la sensibilidad fue: 100% vancomicina (VA), 95% GN, 93% AMP, 91% penicilina (P) y 69% CIP. Al comparar las cepas de los pacientes hospitalizados y de consulta externa, se observó una disminución de 3 al 10% en la sensibilidad siendo la mayoría estadísticamente significante como : AMP para E coli ( 47% vs 34% p < 0.0001), STX (53% vs 46% p = 0.009 ), CN (93% vs 84% p = 0.0) y CAZ para K.pneumoniae (93 vs 77% p = 0.0006). En cuanto a E. Faecalis, solo se observó una disminución discreta de la sensibilidad a P y una de las cepas fue Intermedia a VA. Es de anotar la presencia de S. Agalactiae con una frecuencia del 1% en los aislados de orina en contraste con una baja prevalencia de S saprophyticus. Conclusiones: E coli es la probabilidad mayor en una infección urinaria, sin embargo es preocupante el 25% de resistencia a CIP el cual es el antibiótico de elección para terapia empírica, no obstante es importane el buen nivel de sensibilidad observado para NIT (86%) un antibiótico que puede ser una buena alternativa. K pneumoniae es la segunda probabilidad para la cual CIP conserva aún una buena sensibilidad. En E. Faecalis AMP o GN aún son una buena alternativa, sin embargo CIP presenta sensibilidad disminuida. Es posible que el uso masivo de CIP haya conllevado a un aumento de la resistencia particularmente en E coli, lo que problamente amerite en el futuro una reevaluación de la terapia empírica para infección urinaria.

Palabras clave: .

2003-07-24   |   2,239 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 5 Núm.2. Abril-Junio 2001 Pags. . Infectio 2001; 5(2)