Resumen

Introducción: Después de la desbridación de abscesos de la cabeza y el cuello, los pacientes requieren múltiples procedimientos de limpieza postquirúrgica, los cuales producen dolor moderado o severo, debido a que se realizan sin ninguna analgesia efectiva. Las técnicas de sedación no pueden aplicarse en cada proceso de limpieza y aun la inyección de anestesia local dentro de los tejidos, está contraindicada. Material y métodos: Se presentan los resultados sobre control del dolor obtenido en 600 procedimientos de aseo, después de irrigar una solución anestésica sobre los tejidos de las heridas expuestas por la desbridación de abscesos de la cabeza y el cuello. Resultados: Todos los pacientes presentaban desbridaciones de abscesos de la cabeza y del cuello. Todos fueron irrigados con solución de lidocaína desde que se eliminaron los apósitos y durante cada uno de los procesos de limpieza. Durante los cinco días de seguimiento, el primer y segundo días solamente 12.5% de los casos reportó dolor severo cuando se eliminaron los apósitos, al tercer día solamente un paciente (2.5%) reportaba dolor severo al eliminar los apósitos. El primer día durante el procedimiento de aseo, 25% de los casos manifestó dolor severo y 25% dolor moderado; el segundo día 3.3% refirió dolor severo y 14.1% dolor moderado, al tercer día 0.8% reportó dolor severo y 6.6% dolor moderado; al cuarto día, ninguno dijo sufrir de dolor severo y solamente 12.5% tuvo dolor moderado; al quinto día, ninguno reportó dolor severo y solamente 0.8% presentó dolor moderado. Discusión: Los métodos de limpieza quirúrgica aplicados en heridas originadas en la desbridación de abscesos de cabeza y cuello producen dolor, que puede controlarse irrigando una solución de lidocaína inmediatamente antes y durante el proceso de limpieza; es un método alternativo porque la anestesia general, la sedación profunda y la inyección anestésica directa están contraindicadas. Esta técnica fue efectiva en forma limitada debido a múltiples factores que modifican la analgesia local. Esta técnica debe ser usada en la descontaminación desde que se eliminen los apósitos y antes de que el proceso de aseo se inicie.

Palabras clave: Infección dolor absceso desbridación lidocaína.

2003-10-22   |   1,580 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 71 Núm.4. Julio-Agosto 2003 Pags. 270-274 Cir Ciruj 2003; 71(4)