El Colegio... ¿una asociación mas?

Autor: Salmerón Suevos Pedro

Fragmento

La creación de sociedades o asociaciones médicas por especialidades, tiene su desarrollo fructífero de la mitad del siglo XIX a la fecha, partiendo del conocimiento compartido, mediante publicaciones o por la comunicación oral. No obstante, a Bernardino Ramazzini (1633-1714), se le puede considerar el fundador de la medicina profesional. Publica la variedad de enfermedades existentes según su origen, como por ejemplo los pacientes que trabajan con polvos, con agua, en medios sucios (insalubres), a los que permanecen mucho tiempo de pie, etc. Paralelamente a estas observaciones, diversos investigadores trabajan experimentando en diferentes áreas del cuerpo humano, para descubrir la etiopatogénia de diversos padecimientos, así tenemos que entre otras disciplinas, tiene su origen la Bacteriología alrededor del año 1650. Toman también su sitio los recursos terapéuticos. Quizá los que más destacan son los cirujanos y conjuntamente los farmacéuticos, quienes se benefician con diferentes elementos, como por ejemplo la quinina, que llega de América a Europa para el tratamiento de las fiebres intermitentes (paludismo), en el año de 1630. Otro factor de difusión científica y experimentación se llevó a cabo en los grandes hospitales, aproximadamente en 1780. Esta herencia y la evolución de la tecnología moderna, llevan a un desarrollo meteórico que avasalla con tantos conocimientos, por lo que en el siglo XX surgen las “superespecialidades”.

Palabras clave: .

2004-04-19   |   1,165 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 3 Núm.1. Enero-Marzo 2004 Pags. 49-50 An Radiol Mex 2004; 3(1)