La cirugía plástica y el Códice De la Cruz-Badiano

Autores: García Guerrero Jair, Blanco Dávila Feliciano

Fragmento

La palabra códice proviene del verbo Codu, que significa golpear o desgajar y se aplica a los manuscritos antiguos. Los códices se consideran vestigios de alguna cultura antepasada, pues en ellos se registraban las consideraciones recomendables para la buena marcha de la nación, las prácticas del culto, el trabajo de las ciencias y de las artes, el conocimiento del derecho civil y criminal, las normas de buena costumbre ante la sociedad y una serie de leyes, enseñanzas y otros comunicados. Eran realizados principalmente sobre piedra, papel, tela y pieles de animales preparadas en forma de biombo o de rollo. En todo el mundo se sabe de la existencia de códices árabes, egipcios, chinos o griegos que constituyen los primeros libros de la Antigüedad. En México son notables los códices mayas, mixtecos, mexicas y purépechas. Los códices aztecas, en particular, nos ilustran maravillosamente sobre la vida de la antigua Tenochtitlán, sobre sus habitantes y costumbres, entre las que destacan la herbolaria, la medicina, la astrología, entre muchas ciencias que se practicaban con gran ingenio. De los códices aztecas, destacan el Códice Matritense, el Códice Florentino y el Códice De la Cruz-Badiano. El Códice De la Cruz-Badiano es una recopilación gráfica de las plantas medicinales usadas en la Nueva España del siglo XVI, y su riqueza conceptual le ha ganado ser considerado una de las obras maestras de la literatura médica mundial.

Palabras clave:

2004-04-28   |   6,000 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 6 Núm.22. Enero-Marzo 2004 Pags. 51-54. Med Univer 2004; 6(22)