Fragmento

El tema solicitado para hoy es realmente controvertido, tanto nacional como internacionalmente, ya que se trata de la identificación del símbolo que representa el ejercicio de la Medicina en su práctica social. Cuando se va a adoptar un símbolo que represente una actividad cualquiera, generalmente se investiga y estudia la génesis de la actividad y su evolución histórica, así como, lo que realmente debe representar en el contexto esta actividad. En el caso de la Medicina, desde la Edad Media se ha simbolizado su práctica de diversas formas, tomando como idea central los antecedentes históricos y mitológicos que se remontan a las culturas greco-romanas, aunque en las investigaciones realizadas se aprecia que en casi todas las culturas ha habido cierto consenso en algunos de sus componentes. A nuestros días han llegado 2 símbolos fundamentales, uno inspirado en Esculapio, hijo de Apolo, dios de la Medicina y que dedicó su existencia física y mítica al tratamiento y curación de seres humanos y el otro que se inspira en Mercurio, astuto y frívolo dios de comerciantes, viajeros, escritores y otros, que entre sus atributos aparece como protector de la fecundidad y conductor de las almas de los muertos al inframundo, entre otras muy versátiles. Al decir del profesor doctor Raimundo de Castro Bachiller (1902-1954), eminente profesor de Medicina Legal y Toxicología de la Universidad de La Habana "...tenemos pues hoy como vemos dos caduceos, uno del comercio o tráfico entre las naciones y otro del ejercicio de la profesión médica o de las relaciones entre el médico y el paciente, que tuvieron su origen común".

Palabras clave:

2004-07-19   |   2,872 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 18 Núm.2. Abril-Junio 2004 Pags. . Educ Med Super 2004; 18(2)