Comentario oficial

Autor: García Olivera Vicente

Completo

En mi criterio, el título del trabajo podría haber sido el siguiente: “criterios de selección del método anestésico, en las pacientes gineco-obstétricas con riesgo anestésico elevado (RAQ = 4 o 5 UB)”. Esto es, con alteraciones sistémicas que incapacitan y/o que ponen en peligro la vida de la paciente, con carácter de urgencia y para cirugía mayor. Sin embargo, esta sugerencia resulta inadecuada a su vez, cuando se analiza el estado físico asignado a las pacientes al entrar al quirófano. Los objetivos son claros y precisos: 1) criterios de selección del método y de la técnica anestésicos, 2) de acuerdo a los resultados, sugerir recomendaciones y 3) señalar la presencia o no de complicaciones y la evolución final de las pacientes hasta el alta del hospital por mejoría o fallecimiento. Del total, o sea 222 pacientes, se seleccionaron al azar 30 casos en relación a la muestra (30 casos), queda la duda respecto a que la selección haya sido realizada de tal manera, que todos los casos (222) tuvieran la misma posibilidad de ser seleccionados. Una selección sistematizada habría sido adecuada.1 De las 30 pacientes, 24 ameritaron uno o más procedimientos anestésico-quirúrgicos y de ellas, 18 entraron a UCI con diagnóstico de eclamsia inminente. De los 24 casos, en 22 se realizó operación cesárea, en tres histerectomías, en dos laparotomías y en un caso ligadura de arterias hipogástricas. De las 24 pacientes, 22 fueron clasificadas con estado físico III (ASA), lo que indica que existían limitaciones pero no incapacidad y en dos casos fueron clasificados con un RAQ = U IV B. En síntesis, no se justifica referir en el título del trabajo que se trata de un grupo de pacientes graves o de RAQ elevado. En cuanto al tipo de procedimiento anestésico, en general, estuvo bien seleccionado. No podía ser de otro modo, ya que se trata de un medio hospitalario de excelencia que cuenta con personal calificado y amplia experiencia. La excepción en la serie presentada, es el caso de la paciente con diagnóstico de placenta previa sangrante, en la cual se aplicó un bloqueo peridural. En las conclusiones se menciona que además de utilizar la clasificación de RAQ de la ASA, se aplique la de Goldman; a este respecto, es conveniente mencionar que el concepto de Riesgo Anestésico Quirúrgico, que toma en cuenta el carácter Electivo o Urgente del procedimiento quirúrgico, así como su magnitud, “mayor” o “menor” (A y/o B respectivamente), no pertenece a la ASA ya que se integró en México, en el Hospital de Ginecología y Obstetricia Número 3 del Centro Médico “La Raza” I.M.S.S.2 El método de la ASA consiste en clasificar el estado físico (1 a 5) y considera únicamente el carácter electivo o urgente de la operación; no toma en cuenta la magnitud de la misma (A y/o B). El concepto integrado de RAQ se utiliza como un método predictivo de sobrevida y/o de mortalidad. REFERENCIAS 1. Buckman McPeek, John P, Gilbert PHD. Epidemiologic methods in anesthesia. P 14-21. En: Orkin, KF. Complications in anesthesiology. JB Lippincott Co. Philadelphia. 1983. 2. Pérez-Tamayo L. Valoración del riesgo anestésico-quirúrgico en Gineco-obstetricia. Rev Mex Anest 1996; 3:149.

Palabras clave:

2005-02-01   |   3,418 visitas   |   4 valoraciones

Vol. 63 Núm.3. Mayo-Junio 1995 Pags. 109 Cir Ciruj 1995; 63(3)