Página del editor

Completo

Estimados amigos: Los medios de comunicación han cambiado paulatinamente y hace 10 años, si bien muchos teníamos computadora en nuestra casa u oficina para realizar diversas tareas profesionales y hasta recreativas, no era el instrumento indispensable que es ahora. En la época actual, nadie concibe la existencia sin leer y contestar sus mensajes por correo electrónico y navegar por la red buscando información de diversa índole. Lamentablemente, la red se ha llenado también de basura y es a veces difícil discernir entre la información valiosa y la que no lo es, sobre todo para los pacientes quienes en su desesperación de hallar una solución a su problema de salud, buscan y encuentran demasiada información que no saben cómo usar. Los aspectos positivos son, desde luego, más abundantes que los negativos y la red es un excelente medio de comunicación por su rapidez, accesibilidad y bajo costo, contribuyendo mucho con nuestra propia educación médica continua. Una buena muestra de ello es el éxito obtenido por los Congresos Virtuales de Neurología que ha organizado la Academia Mexicana de Neurología desde el año 2001. Lo que fue un experimento y en su primera edición constituyó el primer congreso médico en nuestro país, con una excelente acogida por parte de nuestros propios agremiados y médicos de diversas partes del mundo, es ahora una tradición y esperamos que el V Congreso Virtual de Neurología tenga igual o más éxito que los anteriores, el cual dependerá de la asistencia de todos nosotros y muchos colegas de otros países. No olviden que para los neurólogos, además de ser una oportunidad de aprender más, tiene dos puntos para la recertificación en Neurología como una ganancia adicional. No dejen de inscribirse en este V Congreso Virtual de Neurología, que ha dado inicio el 18 de julio, pero continuará disponible los meses siguientes. Dra. Lilia Núñez Orozco Editora en Jefe.

Palabras clave:

2005-08-30   |   1,702 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 6 Núm.4. Julio-Agosto 2005 Pags. 291 Rev Mex Neuroci 2005; 6(4)