Complemento y Sistema Nervioso Central

Autores: Padilla Docal Bárbara, Dorta Contreras Alberto Juan, Noris García Elena

Resumen

Objetivo: Revisar el papel que desempeña el Sistema de Complemento en las enfermedades neurológicas infecciosas, autoinmunes y degenerativas. Desarrollo: Los componentes del Sistema de Complemento pueden arribar al sistema nervioso central por difusión a través de la barrera hematoencefálica, o pueden ser sintetizados en el sistema nervioso central. Éste puede ser activado a partir de la presencia de anticuerpos presentes en el sistema nervioso central en las enfermedades infecciosas, o a partir del vínculo de la proteína C1q con determinadas proteínas, como la proteína b amiloide, la amiloide P o la C reactiva en la enfermedad de Alzheimer, por ejemplo. En las enfermedades infecciosas puede observarse síntesis intratecal de componentes del Sistema de Complemento como el C3c y el C4. En las enfermedades autoinmunes demielinizantes, el Sistema de Complemento puede estar involucrado en la eliminación de los restos de mielina, así como en la remielinización de los axones y en las enfermedades neurodegenerativas, como la enfermedad de Parkinson; en la de Alzheimer los factores del complemento desempeñan un rol en la fisiopatología, ya que se reporta su activación por determinadas proteínas. En las enfermedades autoinmunes, como la miastenia grave, la activación del Sistema de Complemento puede traer aparejado empeoramiento del cuadro clínico. Conclusiones: El Sistema de Complemento desempeña un papel importante en las enfermedades neurológicas infecciosas, autoinmunes y degenerativas, donde se encuentra involucrado en su fisiopatología. El conocimiento de estos procesos puede ser importante también en la terapéutica a emplear.

Palabras clave: Complemento enfermedades infecciosas enfermedad de Alzheimer Parkinson miastenia grave enfermedades demielinizantes.

2005-08-30   |   6,350 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 6 Núm.4. Julio-Agosto 2005 Pags. 310-314 Rev Mex Neuroci 2005; 6(4)