Resumen

En 1898 se describieron por primera vez a los microorganismos autorreplicables más pequeños, denominados hoy en día micoplasmas. Estos microorganismos exhiben características morfológicas, metabólicas y moleculares muy particulares; su importancia ha generado interés en el estudio de enfermedades humanas, ya que durante la práctica clínica diaria se relacionan con enfermedades tanto agudas como crónicas, que en ciertas ocasiones llegan a términos fatales. Su distribución en hospederos es diversa y se encuentran en peces, reptiles, aves, mamíferos y en el humano. En este último se han aislado de diversos sitios anatómicos, tanto en individuos con diferentes padecimientos como en individuos sanos. Su presencia se ha observado en tracto respiratorio y genitourinario, en complicaciones neurológicas y en sangre. Donde ha llamado más la atención es su probable papel como cofactor en la progresión del síndrome de la inmunodeficiencia adquirida. Hace ya más de veinte años se estudia el papel de Mycoplasma fermentans en diversas enfermedades, así como los mecanismos gracias a los cuales interaccionan con las células hospederas, como son la supervivencia en células fagocíticas, su replicación intracelular, la capacidad inmunomoduladora y especialmente su variación antigénica.

Palabras clave: Micoplasmas hospederos sitios de colonización SIDA.

2002-12-23   |   4,076 visitas   |   5 valoraciones

Vol. 12 Núm.4. Octubre-Diciembre 2001 Pags. 262-271. Rev Biomed 2001; 12(4)