Condiciones para ser un buen médico pediatra

Autor: Larguía Avellaneda Miguel

Completo

• Tener una genuina vocación. • Haber accedido a una adecuada formación integral de grado y post grado, ésta última, en el sistema de Residencia Médica en Hospitales acreditados. • Reconocer la inexcusable necesidad de mantener activas formas de Educación Continua, para la actualización de los conocimientos y la adquisición de nuevos. • Enseñar con humildad y generosidad, entendiendo que esa es la mejor forma de aprender. • Integrar y si corresponde, liderar grupos multidisciplinarios de trabajo. • Investigar como manifestación de reconocimiento de lo mucho que queda por saber. • Publicar los resultados o recomendaciones que significan progreso para la Medicina y beneficio para sus destinatarios. • Compartir los éxitos personales para transformarlos en grupales o institucionales. • Respetar a los colegas como hermanos, tal cual lo explicita el juramento hipocrático. • Educar con el ejemplo de una conducta plena de honestidad y responsabilidad. • Postergar intereses materiales o halagos personales si éstos se anteponen a las exigencias de la profesión. • Crecer, y no dejar de hacerlo, por méritos propios y nunca por desmedro o por descalificación de otros. • Aceptar las imperfecciones inherentes al ser humano y tener la capacidad de consultar con todos aquéllos que corresponda. • Contagiar entusiasmo al prójimo y motivación a los más jóvenes. • Respetar a los que menos tienen y compadecer, sin condenar, a los que temen y a los que odian. • Amar a los niños, a sus padres y a sus familias. Dr. Miguel Larguía

Palabras clave: Pediatra médico pediatra.

2007-04-27   |   8,703 visitas   |   2 valoraciones

Vol. 18 Núm.2. Julio-Diciembre 1999 Pags. 50 Rev Hosp Mat Inf Ramón Sardá 1999; 18(2)