Papel de los genes de supresión tumoral en oftalmología

Autor: Rivera Carlos

Fragmento

INTRODUCCIÓN El descubrimiento de los genes de supresión tumoral ha sido uno de los grandes avances en la genética del cáncer. En oftalmología este hallazgo ha logrado identificar genes relacionados con el desarrollo de tumores como el retinoblastoma y el melanoma uveal. La división celular es esencial para el desarrollo normal de un tejido. Este extraordinario proceso requiere de una serie de proteínas reguladoras que controlan todas las fases del ciclo celular. Factores intra y extracelulares como la adhesión celular, factores de crecimiento, daño del DNA, actúan a través del ciclo celular especialmente durante la fase G1 donde la célula se debe dividir antes de proseguir en la fase de síntesis o S. Estas vías que gobiernan el ciclo y que son fundamentales en el crecimiento celular están alteradas en prácticamente todos los tipos de cáncer. La célula debe ser capaz de detectar y responder a diferentes estímulos de estrés, como el daño al DNA y señales inapropiadas de proliferación, con el fin de mantener una adecuada homeostasis. En diferentes estadios del ciclo celular, la detección del daño al DNA o errores de replicación pueden llevar a un arresto celular y apoptósis si la célula no se puede reparar. Este mecanismo previene la acumulación de mutaciones en el DNA con potencial oncogénico. Este tipo de mecanismo regulador es llevado a cabo por múltiples proteínas incluyendo la proteína p 53. La apoptósis, muerte celular programada, es otro mecanismo de defensa del organismo donde a través de una serie de eventos moleculares y cambios morfológicos se induce un suicidio celular. La apoptósis es esencial para el desarrollo normal, el funcionamiento del sistema inmune y en los procesos intrínsecos en el ojo, e igualmente es indispensable para suprimir el cáncer eliminando células con daño irreparable al DNA que tengan potencial oncogénico. Por otro lado, algunos tipos de células pierden su contacto con células vecinas lo cual las lleva a un arresto celular como un mecanismo de defensa para no seguir proliferando indiscriminadamente. Se cree que éste es el mecanismo mediante el cual actúan los genes de supresión tumoral relacionados con la neurofibromatosis 2 (NF2) y poliposis adenomatosa (APC). Estos genes permiten la transformación neoplásica cuando son inactivados por mutaciones como deleciones en el DNA, reorganizaciones, promotores de metilación y “truncación” (truncation) de proteínas. La reintroducción de estos genes en las células tumorales generalmente cambia el fenotipo maligno.

Palabras clave: Oncogenes supresion tumoral genetica oftalmologia.

2007-06-04   |   1,373 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 42 Núm.1. Enero-Marzo 2001 Pags. Univ Méd Bogotá Colombia 2001; 42(1)