Ramón de la Fuente: valor indiscutible de la intelectualidad mexicana

Autor: Soberón Acevedo Guillermo

Fragmento

El número 92 de la revista Letras Libres, correspondiente a agosto de 2006, publica un ensayo póstumo de Ramón de la Fuente Muñiz titulado Memorias de un Psiquiatra: de la Castañeda al Instituto Nacional de Psiquiatría. En la presentación el editor alude al autor como “reconocido nacional e internacionalmente como el creador de la escuela mexicana de psiquiatría”. El tiempo ha sancionado la connotación de escuela, en el sentido en que se expresa como la caracterización de los elementos de un área del conocimiento, su difusión vigorosa, la creación de instrumentos para su mejor desarrollo y sustentabilidad, el proselitismo de aquellos que se muestran adeptos muchas veces a su aplicación en beneficio de la humanidad y, en fin, marcar las rutas más convenientes para alcanzar metas propuestas. Todo lo anterior precisa de un liderazgo ganado a pulso que, al ser ejercido, resulta natural y, por ello, no es controvertido. Así, para ilustrar el punto, entendemos y aceptamos, entre otras, la escuela cardiológico de Ignacio Chávez, la escuela fisiológica de Arturo Rosenblueth, la escuela de patología de Ruy Pérez Tamayo, personajes que, al igual que Ramón de la Fuente, han sido ilustres miembros de El Colegio Nacional. Hay plena justificación de que Ramón sea reconocido en tal capacidad pues, sin pretenderlo, desde muy temprano en su existencia, cuando todavía era estudiante de medicina, empezó a incubar una inconformidad que pronto llegó a franca rebeldía, ante el hecho de que la medicina que se enseñaba entonces, primordialmente incluía aspectos técnico/biológicos y relegaba lo concerniente a lo social de la profesión médica y al humanismo médico. Clamaba, con vehemencia, que estas facetas no sólo debía recogerse sino investigarse para conceptializarse.

Palabras clave:

2007-09-06   |   1,357 visitas   |   1 valoraciones

Vol. 30 Núm.4. Julio-Agosto 2007 Pags. 1-6 Salud Ment 2007; 30(4)