Consideraciones neuroanestésicas en neuroendoscopia ventricular

Autores: Marquéz Castillo Rosa Magdalena, Ramírez Ceballos Jose Antonio

Resumen

Introducción: Los cambios en la presión arterial y el aumento en la presión intracraneal ponen en riesgo la presión de perfusión cerebral (PPC). Objetivo: Determinar cambios en la dinámica cerebral durante los procedimientos endoscópicos como incremento de la presión intracraneal (PIC), la relación en la posición del paciente, el tiempo del procedimiento quirúrgico de irrigación y líquidos parenterales utilizados en el paciente y su relación con el despertar tardío reportado en este tipo de procedimientos. Material y métodos: Se incluyeron 21 pacientes de 47 programados para neuroendoscopia ventricular, de septiembre del 2005 a febrero del 2008 con riesgo quirúrgico anestésico (RQA) ASA E I-II- B y con Glasgow de 11-15. Bajo Anestesia General Balanceada (AGB), en posición neutra con ligera rotación de la cabeza en Fowler a 15º y monitoreo tipo III presión arterial no invasiva (PANI), electrocardiograma (ECG), oximetría de pulso, Co2 espirado y electroencefalograma (EEG) post-intubación se canuló arteria para monitoreo de la presión arterial media (PAM). El neurocirujano colocó catéter intraventricular a través de un canal de trabajo para monitoreo de la PIC durante el procedimiento; la solución de irrigación y parenteral utilizadas fueron soluciones salinas al 0.9% y coloides parenterales. Resultados: Se realizaron 47 neuroendoscopias de las cuales se incluyeron 21 pacientes, 15 varones y seis mujeres con edades de 18 a 76 años de edad con una media 48.6 años y un tiempo promedio de 21.5 min. En las cuales se reportaron picos intermitentes en la PIC durante la introducción del endoscopio de 25 a 60/mmHg con una media 30.3/mmHg y el inicio de la irrigación de 25 a 58/mmHg con una media de 30.8/mmHg; se mantuvo una PIC promedio de 16 a 44.5/mmHg y una media de 21/mmHg y PAM de 88.2/mmHg, PPC 68.3/mmHg y FC de 79.1/min; el EEG sólo mostró disminución en el voltaje sin datos que sugirieran compromiso cardiovascular, en ninguno de los pacientes tuvimos cambios importantes en el Na sérico, el tiempo promedio de irrigación fue de 23 min, en forma intermitente, con una rápida emersión anestésica y extubación. Conclusión: Consideramos importante en la neuroendoscopia ventricular el monitoreo invasivo de PIC y PAM, cálculo de PPC, monitoreo EEG, gasométrico y electrolítico, y la adecuada posición del paciente que permita el retorno venoso adecuado así como el uso de soluciones de calidad para evitar hipervolemia que puede generar edema y aumento de la PIC, lo cual puede resultar deletéreo ya que el abordaje es a través de un pequeño trépano que reduce significativamente la compleans cerebral que da una craneotomía convencional.

Palabras clave: Neuroanestesia neuroendoscopia monitoreo de la presión intracraneal.

2009-05-19   |   2,051 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 10 Núm.2. Marzo-Abril 2009 Pags. 140-144 Rev Mex Neuroci 2009; 10(2)

¡Anúnciate en Imbiomed!

Miles de usuarios de diversos países consultan diariamente Imbiomed, te invitamos a anunciar tus productos o servicios desde 1 dólar por día (1USD), es ¡fácil y rápido!, sólo llena un formulario y nos pondremos en contacto contigo.

Más información