Maloclusiones en dentición mixta

Autor: Smith Corgel Elizabeth

Fragmento

Es bien sabido que las lesiones dentales son poco frecuentes durante el primer año de vida. Aumentan de manera sustancial cuando el niño empieza sus esfuerzos para moverse, y se multiplican al iniciar su andar y sus carreras, siendo la deficiencia en coordinación motora gruesa y fina su principal causa. Cuando el niño llega a la edad escolar, se producen con mayor frecuencia lesiones dentarias y en los tejidos peribucales, en el labio superior y barbilla. Los traumatismos de dientes temporales son más frecuentes en los incisivos superiores. La avulsión o intrusión de los dientes puede conducir a trastornos de la erupción de los sucesores permanentes así como al desplazamiento de los dientes adyacentes. La pérdida temprana de un diente temporal puede traer consigo retardo en el brote como erupción prematura del diente permanente. No obstante, estos trastornos deben consultarse con el ortodoncista por si es necesaria la colocación de un mantenedor o en su caso de un recuperador de espacio. La experiencia clínica indica que es conveniente recomendar un período de observación de dos meses por lo menos con posterioridad a una lesión traumática del tipo de concusión o subluxación, mientras que si se trata de un traumatismo moderado o severo como en una extrusión, intrusión, luxación lateral o reimplante, la supervisión debe extenderse de 12 a 16 meses como mínimo.

Palabras clave:

2009-12-23   |   1,992 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 6 Núm.62. Septiembre 2009 Pags. 7 Odont Moder 2009; 6(62)