Hidropesía fetal

Autor: González Nava Evangelina

Fragmento

Este problema, también conocido como Hydrops fetalis (HF), produce un edema grave el cual pone en riesgo la vida del feto o del recién nacido, y se puede presentar en dos formas: Inmune. Sucede cuando el sistema inmune de la madre provoca la destrucción de los glóbulos rojos del feto, generando el problema más peligroso de incompatibilidad de grupo sanguíneo entre ella y el bebé. No inmune. Es el tipo más frecuente y aparece cuando ciertas enfermedades o complicaciones afectan la capacidad del producto para controlar los líquidos. La HF se caracteriza por la presencia de líquido acumulado anormalmente en lugares como intersticio, cavidades serosas y tejidos blandos; esto se debe a que la producción de fluidos dada por la filtración del capilar excede la capacidad de líquido que puede absorberse a través de los vasos linfáticos. Para esto es necesario que se modifique uno o varios elementos que definen el equilibro, como la presión de la arteriola, presión del capilar, presión de la vénula, filtración del capilar, presión oncótica, presión del espacio intersticial y la absorción linfática. El cambio en cualquiera de estos factores altera la microcirculación y la permeabilidad vascular. Hay que tener presente que la HF de tipo inmune puede desarrollarse por la incompatibilidad del sistema Rh entre la madre y el feto. Cuando una mujer factor Rh negativo gesta un bebé factor Rh positivo, sus anticuerpos atacan y destruyen los glóbulos rojos del feto, provocándole anemia. Por tanto, debido a que los órganos del producto no son capaces de compensar la anemia, puede presentar hidropesía, pues comienza a desarrollar insuficiencia cardiaca y grandes cantidades de líquido se acumulan en sus tejidos y órganos. En el caso de la HF no inmune incluye todas las demás enfermedades o complicaciones que pueden afectar la capacidad del bebé para controlar los líquidos. No existe un mecanismo único que la explique. Algunas de las patologías o complicaciones que con frecuencia se asocian, incluyen: anemias graves, infecciones congénitas, defectos pulmonares o cardíacos, anomalías cromosómicas y defectos congénitos, enfermedad hepática.

Palabras clave:

2010-04-06   |   1,455 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 33 Núm.388. Marzo 2010 Pags. 10 Prescripción Médica 2010; 33(388)