Anatomía y fisiología de cefaleas

Autor: Carballo Junco José Antonio

Fragmento

Bajo las condiciones fisiológicas normales, el cerebro es un órgano insensible como se ha evidenciado durante procedimientos neuroquirúrgicos y mediante la estimulación del parénquima cerebral en los estudios de la epilepsia. Un plexo adventicio, que se extiende desde el par craneal trigémino a las raíces ganglionares cervicales dorsales, inerva las membranas meníngeas y los vasos durales y extracraneales. Este patrón de inervación está presente en las distintas especies y se presume que es similar al del hombre. Estas neuronas pseudobipolares por lo general proporcionan inervación a los vasos de un mismo lado, lo que explicaría la distribución unilateral del dolor en ciertos síndromes cefálicos, pero alguna de estas células se proyecta de manera bilateral en los vasos de la línea media, tales como la arteria cerebral anterior. Cuando se activan estas fibras de tipo C, trasmiten información nociceptiva desde las terminales perivasculares al ganglio del nervio trigémino, proyectándose después de forma central mediante sinapsis con neuronas de segundo orden al núcleo caudal del trigémino. El neurotrasmisor primario de las fibras tipo C es el glutamato, aunque las primeras aferencias también comparten sustancia P, péptido relacionado con el gen de la calcitonina y neuroquinina A; así como otros neurotrasmisores y neuromoduladores, tanto en sus axones centrales como periféricos (p.e.j. meníngeos). Las neuronas aferentes trigémino-vasculares terminan dentro de la lámina superficial del núcleo caudal del trigémino. La actividad de este núcleo es modulada por proyecciones procedentes de otras áreas del sistema nervioso, incluyendo la corteza cerebral. Desde el núcleo caudal del trigémino las neuronas de segundo orden, que trasmiten información nociceptiva, se proyectan a numerosas áreas subcorticales y al cerebelo, mientras que las neuronas del complejo nuclear trigeminal del tronco cerebral lo hacen a los núcleos ventrobasal, posterior y medial del tálamo. Las proyecciones trigeminales de la porción rostral del tronco cerebral también trasmiten información nociceptiva a las áreas límbicas relacionadas con la respuesta emocional y vegetativa al dolor.

Palabras clave:

2010-05-17   |   10,915 visitas   |   148 valoraciones

Vol. 6 Núm.70. Mayo 2010 Pags. 1 Odont Moder 2010; 6(70)