Panorama del marco legal en el ejercicio profesional del cirujano dentista

Autor: Suárez Ledezma Mónica

Fragmento

El área médica es, sin duda, aquella que por su naturaleza permite tener una estrecha relación con quien acude a recibir atención, considerada como el conjunto de servicios que se proporciona al individuo, con el fin de proteger, promover y restaurar su salud, como lo menciona el Artículo 32 de la Ley General de Salud. En particular, la profesión del Cirujano Dentista permite tener un contacto aún más directo con su paciente. Esta relación que surge entre el prestador de servicios de salud (cirujano dentista) y el usuario (paciente) es de gran importancia, pues permite el establecimiento de canales de comunicación indispensables. De esta manera, la información médica que se otorgue durante el plan diagnóstico y el tratamiento serán comprendidas perfectamente por el paciente, la relación será reforzada con el aumento de confianza y el profesional de la salud estará dando cumplimiento a su deber jurídico de informar. Por otra parte, debemos tomar en cuenta que nuestros pacientes forman parte de una sociedad en la que como ciudadanos gozan de derechos, así como también adquieren obligaciones. Dentro de los primeros, uno de los más importantes es el manifestado en el Artículo 4º. Constitucional: “El derecho a la Protección de la Salud”. Expuesto lo anterior, es necesario hacer notar que el marco jurídico en que se desarrolla el diario quehacer odontológico en nuestro país ocupa un sitio preponderante y pese a lo incipiente de la materia, adquiere cada vez mayor importancia. Tomemos en cuenta que este derecho a la protección a la salud representa la respuesta a una necesidad de cada individuo, la cual consideramos como fundamental y todas y cada una de las acciones que realizamos están encaminadas a preservar bienes superiores como el bienestar, la vida y la salud.

Palabras clave:

2010-12-09   |   1,447 visitas   |   Evalua este artículo 2 valoraciones

Vol. 3 Núm.2. Febrero 2011 Pags. 13-14 Rev Nal Odontol Méx 2011; 3(II)