Uso de medicinas complementarias y alternativas en pacientes con trastorno afectivo bipolar en Colombia

Autores: Sarmiento Suárez María José, Strejilevich Sergio A, Gómez Restrepo Carlos I, Gil Lamus Laura, Gil Laverde Fabián Armando

Resumen

Introducción: La medicina complementaria y alternativa (MCA) está adquieriendo un papel importante en el contexto de la atención sanitaria en salud mental. Objetivo: Describir el uso de las MCA en pacientes con trastorno afectivo bipolar (TAB), realizando una aproximación al impacto que este tipo de medicinas puede generar en el diagnóstico temprano de la enfermedad y la adherencia al tratamiento. Método: Se recogió una muestra consecutiva de pacientes adultos con diagnóstico de TAB, quienes asistían a tratamiento psiquiátrico en las instituciones participantes entre mayo del 2008 y mayo del 2009. Se administró una encuesta anónima, estructurada y autoaplicada. Resultados: Se obtuvo información sobre 66 mujeres y 34 hombres; edad promedio, 45,5 años (desviación estándar 14,9 años). El 29,3% reportó que desde el inicio de los síntomas del TAB hasta el diagnóstico por un psiquiatra transcurrieron más de 5 años; el 31,6% refería haber recurrido a MCA como primera atención sanitaria. Las consultas a sacerdotes y la asistencia a misas de sanación constituyeron las prácticas más utilizadas, junto con la medicina homeopática, la bioenergética, las esencias florales, la acupuntura y el yoga. Discusión y conclusiones: Aunque existen demoras en recibir un diagnóstico adecuado y un tratamiento oportuno, y a su vez insatisfacción con los servicios de la MC, este estudio permite un acercamiento al impacto de las MCA; sin embargo, se requiere más investigación orientada a conocer las expectativas y necesidades de los pacientes, que en lo posible integre los recursos terapéuticos disponibles para el tratamiento del TAB.

Palabras clave: Trastorno afectivo bipolar medicina complementaria y alternativa.

2011-01-28   |   1,053 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 39 Núm.4. Diciembre 2010 Pags. 665-682 Rev Col Psiqui 2010; 39(4)