Reabsorciones dentales

Segunda de cuatro partes 

Autor: Appenteng Kerry

Fragmento

2. Reabsorciones externas. 2.1. Por inflamación. Aunque no haya grandes lesiones del periodonto, al punto de propiciar las condiciones para que se produzca la reabsorción por sustitución, en algunas circunstancias el diente es reabsorbido. Esto indica que otros factores están involucrados en dicho mecanismo. Entre ellos, la capa de precemento o cementoide (tejido precursor) también parece un elemento importante. Este componente de la superficie del cemento, como es posible que también ocurra con su equivalente en el hueso, el osteoide, es un tejido resistente a la reabsorción. Como las células clásticas son atraídas por los tejidos mineralizados, y sólo pueden adherirse a ellos, la capa de precemento forma una berrera orgánica que no tiene la capacidad de ejercer e incluso de impedir la atracción quimiotáctica que los tejidos mineralizados parecen tener sobre dichas células. Por tanto, la capa orgánica no es reabsorbida. El análisis de estos aspectos lleva a la conclusión de que la raíz revestida por precemento estaría protegida. Para que se produzca la reabsorción, este tejido debe removerse o mineralizarse. En contraste con esta resistencia a la acción de las células clásticas, el complejo precemento/cementoblastos es sensible a los factores de agresión. Pequeñas agresiones físicas, químicas o biológicas pueden dañar este complejo, hasta removerlo o acelerar la mineralización del precemento. Estos procesos exponen áreas de cemento y posibilitan que las células clásticas se aproximen a los tejidos mineralizados de la raíz, lo que da comienzo a la reabsorción de la estructura dental.

Palabras clave:

2011-03-11   |   1,580 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 2 Núm.15. Octubre 2005 Pags. Odont Moder 2005; 2(15)