¿Es el lactato un buen indicador de hipoxia tisular?

Resultados de un estudio piloto Resultados de un estudio piloto en 21 pacientes con un traumatismo craneoencef¨¢lico 

Autores: Merino MA, Sahuquillo J, Borrull A, Poca MA, Riveiro M, Expósito Ferrer Luis Alberto

Resumen

El lactato y el índice lactato-piruvato (LP) son dos marcadores utilizados para la detección de la hipoxia cerebral en pacientes que han sufrido un traumatismo craneoencefálico (TCE). Estos dos marcadores presentan un comportamiento más complejo de lo que se esperaría debido a que pueden estar anormalmente elevados en circunstancias que no cursan con hipoxia tisular detectable. Este comportamiento debe ser considerado en el diagnóstico diferencial puesto que refleja también una alteración del metabolismo energético cerebral. Objetivos: 1. Describir las características del metabolismo energético cerebral que se observa en la fase aguda de los pacientes que han sufrido un TCE en base a los dos indicadores tradicionales del metabolismo anaeróbico: lactato e índice LP, 2. Determinar la concordancia entre ambos indicadores para clasificar la incidencia del metabolismo anaeróbico y 3. Clasificar los diferentes tipos de alteración metabólica que se observa en los pacientes con un TCE moderado o grave en base a estos dos indicadores. Material y métodos: Se seleccionaron aleatoriamente veintiún pacientes de una cohorte de pacientes con TCE moderado o grave admitidos en la unidad de cuidados intensivos y monitorizados mediante microdiálisis (MD) cerebral y presión tisular de oxígeno (PtiO2). Se analizaron los niveles de lactato e índice LP de cada microvial generado en las primeras 96 horas tras el TCE. Estos datos fueron correlacionados con los valores de PtiO2. Resultados: El lactato y el índice LP estuvieron elevados el 49,5% y el 38,4% del tiempo total monitorizado respectivamente, siendo su incidencia y comportamiento muy heterogéneos entre los pacientes. La concordancia entre estos dos biomarcadores a la hora de determinar episodios de disfunción metabólica fue muy débil (K = 0,29; IC 95%: 0,24-0,34). En base a los niveles de lactato e índice LP se definieron 4 patrones metabólicos I: L > 2,5mmol/L y LP > 25; II: L > 2,5mmol/L y LP < 25; III: L < 2,5mmol/L y LP < 25; IV: L < 2,5mmol/L y LP >25. Los niveles de oxígeno se encontraron dentro del rango de normalidad (PtiO2 > 15mmHg) en más del 80% de los casos en que el lactato o el índice LP estuvieron elevados. Conclusiones: El lactato e índice LP elevados fue un hallazgo frecuente después de un TCE y no se relacionó, en la mayoría de casos, con episodios de hipoxia tisular. Además, la concordancia entre los dos biomarcadores para clasificar una alteración metabólica fue débil. El índice LP y el lactato no deberían utilizarse indistintamente en la práctica clínica diaria debido a su débil correlación, su difícil interpretación y a su fisiopatología de naturaleza heterogénea y compleja. Cuando se detectan unos niveles de lactato o de índice LP elevados deberían ser consideradas otras causas a parte de la hipoxia tisular.

Palabras clave: Hipoxia cerebral índice lactatopiruvato lactato metabolismo anaeróbico microdiálisis traumatismo craneoencefálico.

2011-08-15   |   509 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 21 Núm.4. Julio-Agosto 2010 Pags. 289-301 Neurocirugía 2010; 21(4)