¿Cómo y cuándo revertir los relajantes musculares?

Autor: Quiñones Rodríguez Oscar Augusto

Resumen

En la anestesia general se requiere de relajación muscular, pero no es deseable que la misma se extienda más allá del período operatorio. Por eso, cuando el anestesiólogo ya no la considera necesaria, se requiere de su reversión, por un uso de drogas apropiadas. Para lograr resultados óptimos con la relajación muscular y su reversión, los anestesiólogos deben realizar una evaluación preoperatorio muy completa; adicionalmente, deben poseer un adecuado conocimiento de la farmacología de esos fármacos y deben estar capacitados para realizar una evaluación clínica satisfactoria cuando no se disponga de los sistemas de monitoreo apropiados. La relajación muscular se revierte generalmente por uso de inhibidores de la acetilcolinesterasa, conocidos también como agentes anticolinesterásicos. Para elegir un agente anticolinesterásico, se deben considerar estos factores: relajante utilizado, profundidad del bloqueo, la farmacología del agente de reversión y las características clínicas del paciente, como su grupo etario o la presencia de disfunción orgánica previa. La neostigmina, la piridostigmina y el edrofonio son los agentes anticolinesterásicos más frecuentemente empleados, usualmente combinados con drogas anticolinérgicas para prevenir sus efectos muscarínicos. Para prevenir el bloqueo residual, debe evitarse en lo posible el uso de relajantes musculares de acción prolongada, sin antagonizar el bloqueo hasta que no se obtengan al menos dos respuestas en la prueba de tren de cuatro.

Palabras clave: Relajantes musculares reversión.

2011-10-06   |   3,314 visitas   |   1 valoraciones

Vol. 22 Núm.1. Enero-Junio 2006 Pags. Bol Méd Post 2006; XXII(1-2)