Homenaje Póstumo al Dr. Perú Félix Torres Sialer

Autor: Luna-Victoria Amaya Víctor

Completo

CHICLAYO, 24 DE JULIO DE 2007 Unos de los sentidos más profundos del ser humano es el de trascender más allá de la mera existencia terrenal. Todos buscamos de distintas maneras alcanzar este sentido. Entre quienes en verdad Io logran existen siempre dos atributos que les son comunes: el amor que imponen en todo Io que emprenden y la honestidad con que rigen su conducta en todo momento. Hoy rendimos homenaje a uno de esos hombres, a un ilustre médico lambayecano y amigo, cuya obra ha trascendido su tiempo y su espacio, un hombre de bien, un visionario, un maestro de saber y tesón, un padre maravilloso, un dirigente gremial, un deportista, un hombre inagotable en cualidades. … La vida solo tiene utilidad si cada día la trocamos por algo de valor. Siendo el recurso más valioso que poseemos, un recurso irrecuperable, no renovable, la clave para aprovecharlo esté en decidir si vamos a invertirlo o a derrocharlo... Y Perú Torres sí que supo invertirlo día a día. A lo largo de su muy fructífera vida, el amigo y profesor Perú Torres Sialer, el médico, el científico, el humanista, el servidor público, el dirigente de su Cuerpo Médico y dirigente de la Federación Médica del Perú, el representante deportivo que más de unas veces nos permitió ganar los más grandes trofeos que siempre agradeceremos, y sobre todo su capacidad de ser y hacer amigos, supo encontrar los caminos para construir con amor y honestidad un espléndido legado que mantendré viva su memoria y permanente gratitud por su generosidad. Este legado incluye desde luego haber llegado a Lambayeque como Médico Urólogo de la Escuela distinguida del Hospital Arzobispo Loayza, impulsor de esa moderna disciplina para su tiempo y que permitió solucionar la salud de innumerables pacientes en su especialidad y posteriormente liderar la Jefatura del Servicio de Urología con eficiencia, responsabilidad y cariño a sus pacientes y colegas. Amante de la puntualidad como pocos y del desarrollo de su hospital. Cuando otros se hubieran retirado a disfrutar de un merecido descanso, el maestro trabajaba con energía envidiable en su domicilio de su Pimentel que adoraba y en la Clínica Chiclayo donde frecuente acudía a las interconsultas solicitadas, hasta últimamente. El amigo médico Perú Torres Sialer, “peruquito” como sus nietos le decían cariñosamente, dedico su vida a luchar contra la muerte, la cual finalmente lo encontré a él, la recibió como la reciben los grandes hombres, con la serenidad y confianza en los médicos de su hospital. En mi calidad de Presidente del Consejo Directivo del Hospital Nacional Almanzor Aguinaga y como amigo y colega, cuya vida se vio enriquecida por el contacto directo con él, rindo homenaje a este hombre excepcional, cuyo legado vivirá por siempre en sus contribuciones a la salud de Lambayeque y de la Región del Norte del país. Homenaje póstumo que expreso, en nombre de todos los compañeros y amigos de trabajo. Gracias una vez más Maestro. Descansa en Paz. Gracias.

Palabras clave: Palabras del Dr. Víctor Luna Victoria Amaya

2011-11-14   |   2,820 visitas   |   1 valoraciones

Vol. 1 Núm.1. Octubre 2007 Pags. 61 Rev Cuerpo Médico HNAAA 2007; 1(1)