Correlación clínico-histopatológica de las biopsias de piel, Servicio de Dermatología, Complejo Hospitalario Dr. Arnulfo Arias Madrid, Panamá, octubre de 2006-octubre de 2008

Autores: Ríos Yuil José Manuel, Yuil de Ríos Emma

Resumen

Antecedentes: La biopsia de piel es la herramienta complementaria más importante para el médico dermatólogo. A pesar del gran número de biopsias de piel realizadas en nuestro hospital, no se ha hecho un estudio sobre este tema. Objetivo: Describir los diagnósticos histopatológicos y la correlación con la clínica de las biopsias de piel realizadas en el Servicio de Dermatología del Complejo Hospitalario Dr. Arnulfo Arias Madrid, en el periodo comprendido entre octubre de 2006 y octubre de 2008. Materiales y métodos: Es un estudio de correlación, descriptivo, retrospectivo y transversal de las biopsias de piel que cumplieran con los criterios de selección. Resultados: Se practicaron 1.862 biopsias en el período mencionado, pero sólo ingresaron al estudio 1.706 debido a que 156 fueron excluidas por falta de diagnóstico clínico. El 66.5% eran de pacientes de sexo femenino y 20.6% eran de pacientes que tenían entre 50 y 59 años. El 99.6% de los especímenes fueron muestras de piel y 36% provenía de la cabeza. En los informes estaban consignadas la historia clínica (99%), la descripción macroscópica (97.5%) y la descripción microscópica (17.5%). Los diagnósticos clínicos e histopatológicos más frecuentes fueron los nevos melanocíticos (14%). El diagnóstico histopatológico coincidió con el clínico en el 67.5%. Conclusiones: En un período de dos años se realizaron 1.862 biopsias de piel en el Servicio de Dermatología del Complejo Hospitalario Dr. Arnulfo Arias Madrid. El diagnóstico histopatológico coincidió con el clínico en el 67.5% de las 1.706 biopsias consideradas para el estudio.

Palabras clave: Biopsia piel diagnóstico clínico diagnóstico histopatológico.

2011-11-15   |   836 visitas   |   Evalua este artículo 1 valoraciones

Vol. 19 Núm.3. Septiembre 2011 Pags. 205-211 Rev Asoc Col Dermatol 2011; 19(3)