Resumen

Los aneurismas micóticos verdaderos son secundarios a émbolos sépticos que provienen de los pulmones, del corazón y –ocasionalmente– de los senos paranasales y son ocasionados por hongos que inflaman y debilitan la pared vascular. Las especies de Aspergillus son las que se encuentran más frecuentemente en los aneurismas micóticos verdaderos, que son mucho menos comunes que los llamados “aneurismas micóticos producidos por bacterias”. Se informan cinco casos de autopsias de personas de diferentes edades –desde un neonato hasta un hombre de 65 años–, con promedio de edad de 42 años; son los casos de tres hombres y dos mujeres cuyas enfermedades asociadas eran: diabetes mellitus, alcoholismo, colitis ulcerosa crónica idiopática, adenoma de hipófisis y daño hipóxico-isquémico perinatal. El cuadro clínico fue generalmente de presentación súbita con cefalalgia, alteración del estado de alerta o hemiparesia y fue seguido de signos meníngeos y datos piramidales. En tres enfermos se hizo TC, con la que se confirmó hemorragia subaracnoidea (en dos) e infarto en el territorio de la carótida interna (en el otro). En la autopsia de otro caso se comprobó hemorragia subaracnoidea; en total, ésta ocurrió en tres enfermos: en dos en la cisura interhemisférica y en el otro en la superficie ventral del encéfalo, en el lecho quirúrgico de la resección de un adenoma hipofisario. En todos los casos fue posible encontrar la arteria de origen; en cuatro fue una arteria mayor –como la cerebral anterior derecha, la cerebral anterior izquierda, la basilar y la carótida interna– y en uno fue una arteria pequeña. Los agentes causales fueron: Aspergillus sp. (en dos casos), Candida sp. (en dos casos) y Mucor (en un caso).

Palabras clave: Aneurisma intracraneano micótico infeccioso rotura.

2011-12-13   |   789 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 49 Núm.3. Julio-Septiembre 2011 Pags. 178-187 Patología 2011; 49(3)