Resumen

ELISA es una técnica que permite la detección de antígenos o anticuerpos específicos en una muestra de interés, mediante una combinación de principios inmunológicos y enzimáticos. Toda prueba de ELISA tiene en común los siguientes componentes: un antígeno o un anticuerpo específico marcado con una enzima, un soporte, un sustrato que será transformado por la enzima en un producto detectable y un sistema para detectarlo. Los principales tipos de ELISA son el directo, el indirecto y el de sándwich. Las aplicaciones en dermatología son abundantes, y es utilizado principalmente para el diagnóstico, con alta sensibilidad y especificidad, de dermatosis infecciosas, ampollares, vasculitis, enfermedades del tejido conectivo y para la medición de citocinas que están relacionadas con la patogénesis de múltiples enfermedades con repercusión cutánea. Esta técnica también tiene aplicaciones crecientes en la investigación dermatológica, por lo que todo dermatólogo debe conocer los principios básicos de esta prueba.

Palabras clave: Enfermedades de la piel enfermedades infecciosas dermatosis ampollares ELISA sensibilidad especificidad.

2012-09-03   |   5,353 visitas   |   3 valoraciones

Vol. 10 Núm.3. Julio-Septiembre 2012 Pags. 212-222 Dermatología CMQ 2012; 10(3)