Resumen

Introducción y objetivos: La cirugía cardíaca mínima-mente invasiva ofrece muchas ventajas para los pacientes de alto riesgo; pero las dificultades de estos procedimientos no solo dependen de la técnica quirúrgica, sino de la conducta anestésica, lo que constituye un reto para el anestesiólogo cardiovascular. El objetivo de esta investigación fue demostrar la factibilidad de la conducta anestésica diseñada en el Cardiocentro CIMEQ para las técnicas quirúrgicas video-asistidas, y comparar el comportamiento de algunas variables en dos grupos de estudio. Método: Se realizó un estudio retrospectivo de los pacientes operados de corazón en los últimos tres años en el Cardiocentro CIMEQ. Se dividieron en dos grupos, según la técnica quirúrgica empleada. Los pacientes operados mediante cirugía cardíaca convencional (esternotomía media) se incluyeron en el grupo 1, y los de cirugía cardíaca mínimamente invasiva se incluyeron en el grupo 2, en los que se utilizó una técnica anestésica diseñada al efecto. Resultados: El tiempo anestésico, quirúrgico, de circulación extracorpórea y de pinzamiento aórtico, así como el número de unidades de glóbulos rojos transfundidas por paciente fue significativamente menor en el grupo de cirugía cardíaca video-asistida. De forma similar se comportó la estadía en la Unidad de Cuidados Intensivos y en la Sala de Cardiología; y de igual manera, el inicio de la deambulación y las complicaciones posquirúrgicas. Conclusiones: La conducción anestésica con este protocolo de trabajo es segura y factible. Los pacientes operados por esta técnica tienen muy buena recuperación, con pocas complicaciones post-operatorias, y menor estadía hospitalaria; además, es una buena opción para los pacientes de alto riesgo necesitados de cirugía, que no cumplen los criterios para el tratamiento percutáneo.

Palabras clave: Anestesiología anestesia de conducción cirugía cardíaca asistida por video procedimientos quirúrgicos mínimamente invasivos.

2012-10-12   |   1,007 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 4 Núm.4. Octubre-Diciembre 2012 Pags. 246-253 CorSalud 2012; 4(4)