Utilización del aloinjerto patelar, hueso-tendón-hueso, como sustituto del ligamento cruzado anterior

Autores: Peña Martínez Víctor Manuel, de la Garza Castro Santiago, Yáñez Cantú Roque, Mendoza Lemus Oscar Fernando, Quintanilla Campos Edgar Marín

Resumen

Antecedentes: numeroso estudios realizados en la Universidad de Japón por Shino y col. han demostrado la eficacia del aloinjerto como sustituto del ligamento cruzado anterior, así como la integración en los primeros 6 a 18 meses. Investigaciones realizadas por Kousa en 1995 mostraron la eficacia y biomecánica de los tornillos biodegradables para la fijación del aloinjerto. Diferentes autores han estudiado y catalogado las ventajas y desventajas del aloinjerto. Objetivo: demostrar la integración estructural y revascularización del aloinjerto del tendón rotuliano, así como la mínima afección biomecánica del aparato extensor de la rodilla y evaluar los resultados funcionales. Material y método: se realizó un estudio prospectivo del mes de febrero de 2001 hasta enero de 2002 en el Hospital Universitario Dr. José E. González, de la UANL, en Monterrey, NL, México; en coordinación con el Banco de Hueso y Tejidos de dicha institución. Se incluyeron siete pacientes que cumplieron con todos los criterios, cinco fueron masculinos y dos femeninos, entre los 18 y 45 años de edad, con diagnóstico de lesión del ligamento cruzado anterior. A todos se les realizó un procedimiento quirúrgico-artroscópico bajo un mismo protocolo de antibioticoterapia con fijación del aloinjerto con tornillos biodegradables. El aloinjerto se obtuvo con normas estrictas de procuración, procesamiento y almacenamiento. Todos los pacientes se incluyeron en un mismo plan de rehabilitación. Se obtuvieron muestras del aloinjerto previo a su uso en el quirófano y se seleccionó un paciente al azar a los seis meses del posquirúrgico para una biopsia del ligamento. Se solicitó un estudio de resonancia magnética nuclear a todos los pacientes y se llevó a una evaluación con escala del Hospital de Cirugía Especial de Rodilla y con una segunda escala revisada por el Comité Internacional de Documentación de Rodilla. Resultados: en el estudio anatomopatológico del aloinjerto no se encontraron datos de rechazo, sólo se observó un aumento en la celularidad; en el estudio de imagen de resonancia magnética nuclear se visualizó una buena integración estructural del aloinjerto. En las evaluaciones funcionales todos los pacientes se agruparon en ambas escalas como resultados excelentes. Conclusiones: la utilización de aloinjerto como sustituto del ligamento cruzado anterior es una alternativa quirúrgica-artroscópica que, comparado con el procedimiento con autoinjerto, requiere menos tiempo quirúrgico y facilita la rehabilitación de los pacientes, lo que demuestra su capacidad biomecánica y funcional en los primeros seis meses como un método excelente.

Palabras clave: Aloinjerto ligamento cruzado anterior.

2003-02-24   |   6,334 visitas   |   4 valoraciones

Vol. 4 Núm.17. Octubre-Diciembre 2002 Pags. 202-7. Med Univer 2002; 4(17)