Manejo del dolor en cirugía ortognática

Autor: Muñoz Velázquez Catalina

Fragmento

Más del 95% de las enfermedades tienen que ver en algún momento con la manifestación de dolor, el cual puede clasificarse en: leve, moderado o severo, dependiendo del momento en que cada condición esté cursando. Además, éste se presenta en casi todos los procedimientos quirúrgicos mayores y menores, y puede catalogarse de la manera antes señalada. De igual forma, muchos de los métodos diagnósticos y terapéuticos invasivos suelen generarlo. Y por consecuencia, las fracturas, en su mayoría, también lo ocasionan. Los procedimientos quirúrgicos maxilofaciales o bucales van a producir dolor. En el caso de la cirugía ortognática, que es la rama de la cirugía maxilofacial que se encarga de acomodar los huesos maxilares, mandíbula y dientes de manera armónica con relación a la base del cráneo, la generación de dolor severo empieza desde los preparativos para llevar a cabo este procedimiento. La cirugía ortognática corrige la mordida y oclusión dental cuando están en mala posición. Esto ocasiona problemas como: prognatismo mandibular, promaxilismo, mordidas cruzadas anterior y posterior, mordida abierta, etc. Estos padecimientos suelen ser tratados de manera multidisciplinaria por: cirujano maxilofacial, ortodoncista, trabajadora social, psicólogo, terapeuta de lenguaje, protesista, etc., este trabajo en equipo optimizará los resultados, reduciendo las complicaciones al mínimo y sin dejar secuelas. De tal manera que la cirugía ortognática tiene como principales indicaciones: a) anomalías del desarrollo maxilomandibular, b) secuelas de trauma, c) tratamiento integral de los síndromes craneofaciales, d) tratamiento del paciente desdentado severo y e) síndrome de apnea obstructiva del sueño.

Palabras clave:

2012-12-06   |   1,004 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 9 Núm.99. Octubre 2012 Pags. 2-3 Odont Moder 2012; 9(99)