Hematología para el químico y el patólogo clínicos. XII.

Maduración de los granulocitos III. Maduración de los eosinófilos. 

Autores: Carrillo Farga Joaquín, Pérez Vega Sonia

Fragmento

Al igual que en el caso de los neutrófilos, la primer célula reconocible en la médula ósea como precursora de los eosinófilos, se denomina mieloblasto. Sin embargo es importante reconocer que estos "mieloblastos" son diferentes a aquellos que dan origen a los neutrófilos. De hecho la separación de ambas líneas celulares se ha producido ya desde una etapa previa, pues existen células formadoras de colonias distintas para los neutrófilos y para los eosinófilos. Aunque estos dos tipos de mieloblastos son células diferentes, no es posible distinguirlos morfológicamente; ambos son célula medianas o grandes, con citoplasma basófilo sin gránulos, y núcleo grande con cromatina fina y nucleolos bien definidos (ver artículo anterior). Con el microscopio electrónico se observa que la basofilia citoplásmica es consecuencia de la gran cantidad de retículo endoplásmico rugoso que posee la célula.

Palabras clave: Neutrófilos célula médula ósea.

2003-03-07   |   1,379 visitas   |   14 valoraciones

Vol. 11 Núm.2. Abril-Mayo 1999 Pags. 39-42. Lab acta 1999; 11(2)